LA VIDA DESPUÉS DE UNA RELACIÓN TÓXICA

Hace dos días publiqué en el perfil de Facebook la siguiente nota

Estoy buscando testimonios de hombres y mujeres que hayan pasado por una relación tóxica que les supuso una depresión grave. Que hayan sobrevivido a esa depresión. Me interesa sobre todo aquellos o aquellas que lo consiguieron gracias a terapia. me gustaría saber cómo se sienten hoy, si mereció la pena, si a día de hoy tienen nueva pareja o prefieren estar sol@s, si echan de menos a la antigua pareja, si alguna vez se arrepienten de haberse ido, si alguna vez dudan …

Existen muchos libros y páginas web escritas por personas que han sobrevivido a una relación intensamente tóxica. Yo he leído muchos. De hecho, hubo una temporada en que era adicta a ese tipo de webs ( escritas todas ellas en inglés). Cada noche, antes de dormir, surfeaba un poco por internet y leía las entradas que habían colgado todas aquellas mujeres ( siempre se trataba de mujeres) que escribían en las webs a las que me había suscrito.

Muchas de ellas te contaban que ahora tenían una relación maravillosa con un hombre que las amaba y respetaba de verdad. Te prometían que si seguías sus consejos, tú encontrarías lo mismo. De alguna manera, dejarías de atraer a narcisistas y llegarían a ti hombres normales, cariñosos, dulces y entregados

Creo que en la vida real no pasa así, y que la mayoría de los hombres y mujeres que abandonan una relación tóxica optan después por la soledad, pero me gustaría comprobarlo.

He recibido más de cien mails. He extraído algunos extractos, creo que puede ser interesante leerlo

Digamos que empecé a tener vida propia y desaparecí de su vista y de todo lo relacionado con él. Llené mi vida de buenos momentos, de fiestas, de amigos. No me hizo falta ningún terapeuta. Tuve alguna recaída con él pero salí adelante a pesar de haber tenido que dejar algunas amistades y cambiar mi estilo de vida.
Si me preguntan si pienso en él, diré que sí. No se olvida tan fácil cuando se vive con alguien y se lucha tanto como yo luché.
Y si, yo ahora tengo una pareja que no se parece en nada, que me trata bien, que no es adicto a nada.
No me he vuelto a enamorar de esa manera tan dolorosa, con esa angustia presente a todas horas, con esos celos que me carcomían cada día de mi vida y cada noche.

En diciembre le dejé. Maleta en una mano, niño en la otra. “Mamá, ¿tienes sitio para dos?”. Después de tanto tiempo, en cuanto puse un pie en la calle me invadió una fortaleza brutal, una especie de “ole tú, campeona”, un “ya está, ya lo he hecho”, una satisfacción enorme.
Y jamás he dudado. Ni un segundo. Compadezco a mi yo de entonces por lo que tragó. A veces pienso que no tendría que haber aguantado tanto y otras veces pienso que lo hice en el momento justo para no tener que plantearme un “¿ Y si…?” Jamás.
Pasé meses de miedo. Empecé una relación con el que hasta ese momento había sido mi pañuelo de lágrimas y mi ex se dedicó a contar al mundo que mi partida había sido una cosa de cuernos y que le había dejado por él. Amenazaba con que “correría la sangre”. Y enseguida empezó a buscar excusas para no ver al niño, claro.
Cuando las aguas se calmaron me puse enferma. Tenía unos síntomas parecidos a la fibromialgia y fiebre todos los días. Me diagnosticaron “estrés emocional” o algo así y me duró año y medio.
En cuanto a mi pareja: Sí, es un príncipe azul de los de cuento. Llevamos juntos cinco años, nos hemos casado, hemos tenido un niño y me trata como a una princesa. Y yo me digo a mí misma que ESO es lo que yo me merecía.

A día de hoy sigo con tratamiento farmacológico y con mi terapeuta. Debo decir que es lo mejor que he podido hacer. El tema de mi ex esta mas que superado, y gracias a mi psicóloga me ha ayudado a tratar otros temas, a coger seguridad en mi misma y a ser quien realmente soy hoy. Optimista, alegre, fuerte y muy afortunada de lo que he conseguido y de todo lo que tengo a mi alrededor. Me queda mucho camino por hacer, no me gustaría volver a pasar lo que pasé, pero gracias a esa experiencia saque muchas cosas buenas y experiencias muy positivas. Mi ex vive con su pareja, tenemos una muy buena relación (que lo nuestro ha costado) y yo sigo soltera, conociendo muchos chicos y siguiendo disfrutando y empapándome de todo lo que la vida me da: “Enamorá de la vida aunque a veces duela”.

Yo te puedo decir que viví una relación con todas las toxicidades que puedas imaginar (chantajes, dependencias enfermizas, culpabilidades, pasiones extremas e incluso bofetadas en algunos momentos), recurrí a un psicólogo durante algún tiempo y al final logré salir, eso sí, tirando toda mi vida a la mierda y empezando de cero a todos los niveles. Cambio de ciudad incluido.
Después he tenido relaciones, claro que sí. La primera fue de transición y el resto… Mira… Yo no he sido capaz de volver a querer con esa exposición emocional. Si la pregunta es si una relación tóxica te marca la respuesta es que SÍ.

Yo he salido de ello totalmente, nunca tomé pastillas ni fui al psiquiatra, la psicóloga me ayuda a base de de esfuerzo y cambios de estructuras mentales, y patrones de comportamiento. Con él llegué a engordar treintaycinco kilos, y a pensar a cada minuto en el suicidio. No caí en la cuenta de que era un maltratador hasta tres meses después de la ruptura. He estado muchos meses con pesadillas. He conocido muchos hombres, y tuve un acercamiento (más sentimental y no tanto de relación sexual puntual) con alguien, que resultó ser otro maltratador igual, así que supongo que repetimos patrones…
Hoy por hoy, me encuentro muy a gusto soltera, me quiero, me respeto, soy tremendamente feliz, tengo mucha gente a mi alrededor que me quiere y no necesito a alguien a mi lado para sentirme completa.

No le conté a nadie que se había ido. A mi mejor amiga tardé un mes en decírselo. A mi madre y a mis hermanas tardé cuatro meses, y entonces me dijeron que ya se imaginaban algo, por lo triste y delgada que estaba. Fui al médico a pedir ayuda porque lloraba sin cesar, tenía que salirme de las reuniones para irme al baño y no dormía. Han pasado dos años y todavía sigo medicada, pero estoy mucho mejor. El primer año todavía conseguía hacerme daño con sus insultos y ataques. Ahora ya casi no. Tuve mucha suerte. Empecé a quedar con un amigo mío de hace catorce años, y llevamos un año juntos. Con él puedo decir todas las tonterías que quiera, puedo ser yo misma. Y es un tío culto, divertido, con el que comparto películas, libros, viajes. Y me respeta. A los cuarentayocho no es enamoramiento de la adolescencia, pero creo que es amor del bueno. A veces lamento no poder tener una familia como la que yo tuve, pero tengo que hacer de lo que tengo lo mejor. Ya no hay órdenes, ya no hay gritos. Intento que mis hijos vivan felices y les doy muchos besos.

Yo he pasado por varias relaciones tóxicas, pero una sobre todo que me ha marcado demasiado. Me ha costado tres años recuperarme y perdonar. Para que te hagas una idea, me ha destruido la autoestima… Poco a poco, hasta llegar a límites donde a veces dudaba yo misma de mi cordura. No sé hasta qué punto explicarte. Sólo contar que después de cuatro años de terapias, yoga, después de recorrer un profundo camino de recuperación, he encontrado al hombre que hoy me hace feliz, me ama, lo amo y espero que lleguemos a pasar toda la vida juntos. Es posible. Aunque aún hoy lucho con secuelas de aquella época. Pesadillas, miedos… ya sabes. Lo curioso es que mi ex sigue llamando de vez en cuando o escribiendo descargando su ira, su tremenda ira, porque no entiende por qué le dejé-

Yo tuve una relación tóxica, muy tóxica que me hundió hasta que llegué a no reconocerme en el espejo. Me asusté, vi el fondo del pozo, casi no percibía la luz arriba. Fui a terapia. Año y medio. Dejé la relación meses después de empezarla. La psicóloga jamás me dijo que lo hiciese. Cayó por su propio peso y lógica. Creí que me moría pero no vi otra salida, y esta vez quería salir. Fue la mejor decisión de mi vida, el dinero mejor gastado y el tiempo más optimizado.
¿Si echo de menos lo que tenía? En mi día a día no, ¿cómo extrañar días de nubes y cómo tener nostalgia de que me vampiricen? (Una vez pasado el síndrome de abstinencia emocional, claro). Pero si te hablo desde dentro, aunque soy mucho más feliz y libre… Cuando algo no va bien, y el miedo a lo desconocido se instala, algo de mí anhela el problema conocido, su calor, y una vocecita cada día más débil y lejana me sigue susurrando: Ojalá estuvieses, tú me necesitabas. Pero no me arrepiento, de nada.
Unos meses después de acabar la terapia tuve una pareja. Yo era una versión 2.0 de mi misma. Así que, cuando unos meses después empezó con dudas, cuando reapareció una ex que él no acababa de soltar y alguna historia rara más, rompí sin anestesia la relación y el contacto.¡Increíble! un par de meses de agonía y limpia. No me lo podía creer. Dos años después sigue insistiendo periódicamente pero está la otra. Jamás caí.
Ahora tengo otra relación desde hace un año. Soy feliz aunque aún hay cosas que ajustar, sobre todo ahora que el subidón inicial se desvanece. No sé lo que pasará, pero sinceramente, no me importa. Yo estoy bien conmigo y, sinceramente, estoy perezosa, ya no sé si merece la pena. O a lo mejor es que simplemente he aprendido a alejar de mi lo que no quiero y a valorarme. Una pareja es algo que me hace feliz pero no es el centro de mi vida. Ya no
No creo que deje de atraer a personas así, de hecho estoy convencida que será una tendencia toda mi vida, mi parte mártir y “dramaqueen”. ¿La diferencia? Que ahora tengo herramientas para detectarlo y fuerza para apartarlo de mi vida. Como superpoderes….

De aquella relación no me llevé nada más que una enorme ansiedad e insomnio, motivos por los que acudí a terapia.
A mi terapeuta le expliqué todo esto, Eso sí, ganas de volver a estar con alguien parecido no me entraron nunca más. También le expliqué que mi padre sufría un trastorno bipolar, lo que me tenía , de niña, siempre en estado alerta, esperando también reacciones bomba constantemente y siempre esperando que él cambiara De hecho cambiaba, pero por la enfermedad, no porque quisiera.
Ella me hizo ver las similitudes entre la relación con mi padre y la relación que había tenido. También me explicó que las personas siempre buscamos comportamientos que nos resulten familiares, es lo más cómodo. Y no se sabe por qué cuando hay varios modelos a elegir, se suele tirar por el más patológico. Esto es lo que explica las relaciones de maltrato.
En mi caso mi modelo era alguien que me tuviera desconcertada de quien me pasaba la vida esperando el ansiado cambio. En mi padre esperaba que cambiara de la depresión a la manía, en mi novio, que cambiara del enfado a la euforia. Aunque para mí no era lo más deseable, era en lo que me sentía cómoda, llevaba actuando así treinta y dos años.
Gracias a la terapia acepté que lo de mi padre no tenía remedio, que poco había que esperar ya que el pobre hombre está enfermo, y que sólo queda la aceptación y no implicarte personalmente y tratar de razonar de forma sana con un enfermo. Sobre las parejas, entendí el peligro de caer en relaciones en las que esperamos un cambio y ser las salvadoras y las que lo produzcan.
Conocí a más chicos mientras tanto, muchos parecidos o con otras “taras” (casados por ejemplo) Jamás los tomé en serio o tuve la mínima duda de si quería algo con ellos o no… Hasta que empecé a intimar más con un amigo de toda la vida (del Instituto ¡ nada más y nada menos!), y pasados tres años, somos pareja.
Me asombró lo fácil y fluido que fue todo (ahora sé que es lo normal, y que yo había “normalizado lo patológico” en su día). Vamos juntos a hacer natación, compartimos muchas cosas, hemos conocido a las respectivas familias con la mayor naturalidad, me siento tranquila , sé que puedo llamarle cuando quiera y él a mí, compartimos el dinero cuando uno está peor que el otro sin el mayor problema… Lo que viene siendo una relación sana. No sé cuánto durará, pero lo que dure he de decir que es maravilloso y si ha de ser con otro espero que sea, al menos, igual.
También he de dar las gracias a mi ex, ya que él me enseñó lo que no quiero en una relación.
Para más datos, hace poco tomamos algo mi ex y yo, por insistencia suya, ya que nos encontramos por Whatsapp después de 3 años en los que no me había dirigido la palabra. Es un buen chico al que no guardo rencor. Sigue sin trabajo y cada vez tiene menos amigos, debido a su insoportable carácter. Hasta me dio pena. Me volvió a llamar y escribir para quedar pero le expliqué que no me apetecía. Era la verdad. Me ha mandado hace dos semanas una postal a casa diciendo lo maravillosa que soy, acompañada por unos pendientes preciosos. Al ver que no surtía efecto me escribió, faltándome al respeto, ya que no entendía por qué yo bo quería volver a quedar. Luego me llamó, perdió los estribos, lloró… No me cabe duda de que solo quiere mi amistad, y es que está muy solo, pero ser amiga de un ser inmaduro, infantil y toxicómano no me llama ya la atención ni me parece “enrollado”.

Hace un año que no veo a ésa persona, pero siguió con su maltrato psicológico a través de twitter, tanto que se atrevió a subir unas fotos mías subidas de tono y enviárselas a… mi madre. No he conseguido superar mis problemas psicológicos, a día de hoy me ven muchos psicólogos y psiquiatras. Diariamente tomo 4 Alapryl, 1 citalopram y una pastilla para dormir. Duermo muy poco y mal. Tengo pareja, pero creo que es otro cerdo más esparcido por el mundo. Me oculta cosas, me cuelga el teléfono de malos modos, intenta buscar discusiones, me saca defectos a más no poder. Estoy muy aturdida, me siento muy perdida y a veces no sé cómo actuar. Me pregunto si alguien algún día me tratará como me merezco o simplemente voy a quedarme sola toda la vida y me da miedo sentirme así (aunque ya lo siento). Es muy duro levantarse todos los días pensando que eres una mierda y que no vales para nada. No sé que me deparará el futuro, pero si sigue siendo como el presente, prefiero no estar en este mundo.

Las cosas han sido muy duras y difíciles pero gracias a la ayuda profesional, familiar y de amistades y a un trabajo personal grande, estoy totalmente recuperada y un año después de que me dieran el alta tengo una relación fantástica con mi nueva pareja (una mujer) empezando de cero. Pero con memoria.

Me siento frágil. Tengo miedo. Soy como una ex yonki, que sabe lo bajo que se puede caer, y lo fácil que
es hundirse, por lo que ando con mucho cuidado a la hora de manejar mis sentimientos. Dejar la relación fue dejar una droga muy dura, sin contar con uno de esos grupos de apoyo tipo Alcohólicos Anónimos, al que puedes acudir aunque hayan pasado diez años para que te pasen la mano por el lomo y te digan que puedes estar otros diez años más sin él.
Me siento ligera, porque después de haber llevado una mochila muy pesada me la he quitado de encima. El problema es que ahora tengo que aprender a andar sin ese peso, y a veces es complicado.
Me siento más yo que nunca. Y eso es nuevo. Cuando termine de encontrarme a mí misma sin caretas ni barnices, espero empezar a darme a conocer a hombres estupendos que sepan estar a la altura. Por ahora, me centro en mí, en mis planes y en mis cositas. Sonrío más que nunca… ¡ y todo el mundo dice que estoy más guapa!!

Poco a poco me fui recuperando, mi autoestima empezó a estar bien. Yo deje se salir, decidí estar sola, él no paraba de llamar, decía que quería verme, poco a poco lo aburrí. Hasta ahora que ya no tiene fuerzas, lo he agotado. Mucha energía, tiempo, sufrimiento…para alimentar el ego de un narcisista. ¿Actualmente? Poco a poco me fui encontrado mejor, no me fío de nadie, pero estoy conociendo a un hombre, no se qué pasará, pero yo he cambiado, con un narcisista no volveré, los reconozco de lejos. ¿Él ? En tratamiento psiquiátrico, eso dice él. Dice que está solo y me imagino que no lo está, y que está engañando a toda la que se le arrime. De vez en cuando me llama por teléfono, y a veces le cojo y a veces no. Mi psicólogo quiere que lo aburra pero que no le despierte agresividad, que de vez en cuando le coja el teléfono para que no venga a Sevilla. Antes lo hacía. Ahora necesito estar sola, descansar, recuperar energías.

Entendí con el paso del tiempo que hay personas que pasan por cosas peores en la vida y no hacen daño a la gente. Entendí que quien se tiene que salvar es uno mismo, con ayuda de otros si realmente la quiere. Finalmente pedí ayuda y todos estuvieron ahí para mí. Conocí aúna psicóloga increíble (después de pasar por varias) y conseguí sacarme la venda de los ojos. Conseguí ver que mi vida valía mucho más, que mis sueños eran más importantes.. Mi primer año sin él fue duro, porque supongo que entenderás que es estos casos él es como una droga. Te hace ver que lo necesitas, que sólo puedes estar con él. Así qué me encerré, trataba de saber que hacía y poco más. El tratamiento psicológico continuó hasta hace un par de meses. Hoy tengo pareja estable. Voy a ser mamá. Pero tengo miedo constantemente, tengo las maletas a medio hacer y no confió en nadie. Adoro a mi futuro marido, pero aunque el dolor de los moretones se va, el dolor psicológico va a estar aquí siempre. Se necesita entendimiento después de pasar página. Primero soledad, y después entendimiento.

Hice terapia, cuatro años de psicoanálisis. Hoy tengo pareja, de ésas de las de las webs americanas: un hombre de verdad que me ama, me respeta, me desea, me quiere, me admira, está enamorado de mis defectos y yo de los suyos. Yo estuve sumergida en una relación de pareja tóxica durante catorce meses. Empecé siendo la “salvadora” y acabé siendo “salvada”. Estuve a punto de arruinar mi carrera profesional, perdí el contacto con mi grupo de amigos, perdí mi posición económica, no porque dejase de trabajar, sino porque mantenía a esa persona. Además mi reproche, a posteriori fue doble. Me reprochaba haberlo consentido. Me reprochaba ser Doctorada en Psicología y no haber visto lo que pasaba. A día de hoy está superado, con terapia y mucha capacidad introspectiva. Tengo una nueva pareja y ejerzo mi profesión con mucho agrado y ganas. A mi consulta, a menudo, acuden personas que se encuentran envueltas en una relación destructiva. Acuden por otros motivos, no obstante, cuando llegas al fondo de la situación aparece el problema de pareja. Durante la época en la que a mí me pasó eso, era capaz de ayudar a los demás pero incapaz de verlo en mi misma.

Con ayuda de una amiga, tuve valor para dejar a aquella mujer que tanto me había maltratado y humillado y acudir a la terapia que ofrece Alcohólicos Anónimos para familiares , pareja, amigos de alcohólicos/as . Dejarla no significó romper el vínculo porque ella seguía mandando mensajes e incluso se autolesionaba para que yo acudiese. Y en terapia me di cuenta de que debía romper el vínculo, no acudir si llamaba, no ser codependiente, no intentar salvar a una mujer que no se quiere salvar a sí misma. He tenido que cambiar mi rutina para no coincidir en la calle con ella. Hoy sigo recibiendo, cada día, el mismo sms: ” Tú que decías amarme me has abandonado, como todos”. El texto varía, pero el contenido siempre es el mismo. Pero sé que si vuelvo estoy condenada a morir en la oscuridad de las barras de los bares. No he rehecho mi vida con nadie ni tengo intención de hacerlo. Me alimento del amor sano de mis buenos amigos y amigas.

Recogí mis cosas y me fui a mi casa, donde mi madre me abrió la puerta y los brazos. Dejé a la quizá haya sido la mejor suegra del mundo mundial, pero me libré de aquel ÉL, que vino suplicándome a la mañana siguiente que le diese otra oportunidad. Esa mañana lloraba solo él, desaparecieron las mayúsculas sobre su cabeza y se convirtió en una parte más de mi vida.
De eso hace ya muchos años, y aprendí mucho de aquella relación que poco me aportó, pero me hizo crecer y quererme. Tuve que aprender a valorarme para librarme de su influjo, tuve que entender que hay mucha gente que me quiere, que mi familia, aunque tengamos muchos problemas, siempre vamos a estar más o menos unidos y nos queremos. He llorado mucho por él, pero esas lágrimas me hicieron fuerte y, acertado el momento o no, hice lo que tenía que hacer.
Hoy soy feliz, estoy estupenda aunque a veces piense que me sobra algún kilo, y tengo un novio que me quiere y me lo demuestra cada día. Me hace llorar a veces, pero acabamos llorando juntos. Y todos y cada uno de los días desde que le conozco, me saca una sonrisa, aunque hayamos discutido. Me ha enseñado lo importante que es quererse uno mismo, porque si no te quieres, ¿cómo vas a ser capaz de querer a alguien más? y tiene razón, hay que quererse y saber que somos personas independientes, únicas e intransferibles y no necesitamos a nadie que nos complete, sino que nos complemente.

Al final todos mis esfuerzos actualmente y en el pasado se están centrando en una cosa: Aprender a respetarme a mí misma, a quererme, a saber lo que valgo, a aceptar mis limitaciones, a sentir que tengo derecho a equivocarme, derecho a confundirme y a cambiar de opinión, a saber que nadie está por encima de nadie, y que si alguien me quiere no solo tiene que decírmelo (que también) sino demostrármelo. También estoy cambiando mis esquemas mentales, quiero ser independiente y sé que estar sin pareja no es un fracaso, un fracaso es estar en una relación tóxica con un cabrón que sólo quiere más a su ego que a su coche/iphone/mac o cualquier mierda de esas que él quería- Una de las cosa con las que más me he torturado ha sido pensar: ¿Cómo a mí, una trabajadora social, agente de igualdad de oportunidades, especialista en violencia de género, feminista convencida hasta la médula, le ha podido pasar esto, si yo lucho y trabajo activamente para que estas cosas no pasen? Y la respuesta es: ¿Y por qué no? Creo que nadie está libre de caer en las zarpas de un manipulador, o manipuladora, aunque sí que creo que depende de la personalidad de cada uno. Hay quien es más propenso. A día de hoy aún me pregunto si hubiéramos llegado a ser felices, si es que todo lo que me dijo era mentira, si llegó a quererme un poco y sobre todo me pregunto el porqué. Y cómo fue capaz de hacerme esto.

Actualmente no tengo pareja. No quiero tenerla. Reconozco que algo en mi ha cambiado y no aguantaría ni la más mínima tontería. También que tengo algo de miedo.
Pero sobretodo es que aún estoy en proceso de quererme como me merezco, porque yo si merezco que me quiera a mí misma. Aún me emociono recordando lo mal que lo pasé.
Curiosamente después de año y medio de dejar a mi ex pareja este sábado me lo encontré de fiesta Yo nunca suelo beber, pero ese día iba con algunas copas de más y le dije muchas, muchas cosas… Entre todas ellas, le hablé de las inseguridades que me había creado y todo el dolor que llegué a sentir por él. Sé que no eran necesario estos reproches pero me sentí más que bien. Él me dijo que jamás encontraría a nadie como yo y blablabla… En realidad ya me daba igual todo lo que me dijera.
Por suerte no he necesitado ayuda para superar todo esto, pues conmigo misma, mi familia maravillosa y amigos he sabido salir sola y he sido muy muy feliz, y lo sigo siendo. Pero no obstante, como psicóloga no veo de más alguna ayuda para salir de algo parecido ya que cada persona es un mundo y a cada uno nos afecta de una manera u otra. Pero de lo que no me cabe duda es de que en el mundo hay personas maravillosas y que se puede salir, ¡y tanto que se puede salir y ser muy feliz!

Resumiendo, yo he crecido en un ambiente de relaciones tóxicas y las he reproducido con casi todas las personas que me rodean. Mis padres tuvieron una relación tóxica durante 18 “maravillosos” años. Crecer viendo a una madre débil y dependiente y a un padre fuerte y exitoso hace que desarrolles una relación tóxica con ambos. Pero sin duda, la más perjudicial es la que desarrollas con tu madre. Se trata de una relación de amor-odio, y de dependencia afectiva enfermiza. En mi caso, yo no podía soportar su debilidad, su dependencia hacia los hombres, su incapacidad de hacer frente a la vida rutinaria ella sola. Aún me mareo cuando recuerdo aquellos tres meses que se pasó en la cama dejándose morir cuando él se fue con otra, por supuesto más joven, cuando pienso en su matrimonio “ de rebote” con otro hombre, al poco tiempo de divorciarse. Vivir acontecimientos como esos a los dieciséis, hace que odies el mundo, la sociedad, y a los chicos en general. Consigue que en tu transición de niña a mujer entiendas términos como la vulnerabilidad. No quieres ser vulnerable, te esfuerzas por no serlo, no quieres ser como tu madre, pero lo eres. Supongo que así empezó todo, mi consciente luchó contra ello, a los ojos ajenos yo siempre aparenté ser una chica fuerte, independiente, segura de sí misma, feliz de ser mujer, convencida de estar liberada de los estigmas en los que se había educado (padre liberal pero madre poco liberal, de ásas de “hazte respetar” y “cuidado que la isla es pequeña, todo se sabe”, colegio católico, etc.) Pero no es el consciente el que te domina, sino el subconsciente, y el mío estaba muy enfermo. Así, desde los dieciséis, he mantenido relaciones tóxicas con todas mis parejas. Estamos hablando de tres, las dos últimas han sido las que más me han marcado. El segundo fue un maltratador que me dejó la autoestima por los suelos y el tercero llegó con ese absurdo disfraz de “chico bueno” que viene a devolverte la confianza en los hombres.
Ahora tengo veinticinco, y ha sido a esta edad cuando he descubierto lo que significa “relación tóxica”, porque acabo de salir de la última y ha durado cuatro años. Bueno, acabó… hace casi un año, y aún no del todo, quedan resquicios. Recuerdo que cuando salí, ¡casi me da algo! Enfrentarme a la soledad, después de haber encadenado tres relaciones distintas, estando sola como mucho durante un mes, me resultaba aterrador. Tanto que al poco tiempo de salir de esa relación me metí en otra. Obviamente, y aunque no se trataba de una relación tóxica, fracasó. No era el momento, ni la persona. Aún así yo luché contra ello, tenía tanto miedo que hasta me engañé a mi misma pensando en volver con mi anterior pareja, creyendo que podría ser feliz… ¡ menuda idiota! Si en cuatro años no fui feliz, ¿por qué iba a serlo más tarde?
Lo pasé muy mal, me levantaba de la cama para ir a trabajar y al llegar volvía a meterme en ella. Lo pasé tan mal que hasta me planteé ir a una psicóloga, ¡yo! Yo que me tenía por fuerte y segura. Ahora me he dado cuenta de que se trataba de miedo. Tras cuatro meses de terapia, y con la suerte de haber topado con una gran profesional, además de mujer independiente, estoy empezando a conocerme a mí misma, y creo que estoy arreglando la relación tóxica más importante que ha tenido lugar en mi vida: la que tengo conmigo misma.
He entendido que no puedes amar ni dejar que te amen si no te amas a ti misma. Para ser feliz con alguien, primero debes ser capaz de ser feliz tú sola, sí… todas sabemos eso pero creemos que lo somos ¡y no es así! La vida está llena de historias, de accidentes, de incidentes, de situaciones, que te marcan Es inevitable, pasan cosas que te hieren, y si no las curas las heridas siguen ahí, es esa vocecita en tu cabeza que te dice que le mires el móvil mientras se está duchando, o esa voz infernal que te dice que te pongas a destrozarle el piso si encuentras mensajes sospechosos de otra. Yo pensaba y me definía a mí misma como una persona “pasional”. Pero ¡por favor! Las pasiones no tienen nada que ver con eso, y por fin me he dado cuenta.
Ahora me embarco en la relación más excitante que he tenido jamás, con la persona que más ganas de tengo de conocer: se trata de mí misma. Sé que no será fácil, hay días muy duros, de momento no tengo intención de enamorarme ni de iniciar una relación con nadie, no hasta que esté preparada. Ya no me da miedo sentirme preparada “muy tarde” ni tengo prisa por que eso sea “muy pronto”. Ya no me da miedo acostarme con un chico y que la cosa se quede en eso, un polvo de una noche, ya no me da miedo el qué dirán, ni el sentirme utilizada, estoy liberándome de esos estigmas. Creo que sin la terapia no me hubiera sido posible.
Gracias a la terapia pude ver que yo no era la chica fuerte que pensaba ser, y que muchas veces el miedo a convertirte en una persona te lleva irremediablemente a ser esa persona. No quiero ser mi madre pero me convierto en mi madre. Esa es la dualidad con la que vivimos muchas mujeres, el miedo a ser como nuestra madre pero el no poder evitar seguir sus patrones de comportamiento. Creo que a cualquier edad estás a tiempo de cambiarlo. Lo triste es que ponemos más empeño en cambiar a nuestra pareja que a nosotras mismas.

34 comments for “LA VIDA DESPUÉS DE UNA RELACIÓN TÓXICA

  1. Paloma
    28 Marzo, 2013 at 09:56

    Gracias!!
    Me lleva a preguntarme muchas cosas, en especial el último relato.
    Alguna recomendación para lectura??

  2. Elisabeth Aragonés Isasi
    28 Marzo, 2013 at 10:06

    Yo también tuve una relación tóxica, no fue muy larga, pero sí muy intensa. Surgió en un momento de mi vida que era muy vulnerable, entró en mi vida como un huracan.Le quise como no he querido nunca, vivimos momentos maravillosos sufrí engaños, mentiras, indiferéncias. A pesar de todo yo no veía la realidad, es lo que pasa con los “psicópatas emocionales” te envuelven en sus redes.
    Ahora estoy bien, ¿me acuerdo de él? SI algunas veces, creo que nunca te curas del todo, pero he aprendido mucho de esa relación, he aprendido a quereme, a ser feliz sin él. Los hijos y las amigas, la mejor terápia que puedo recomendar.
    Es duro, pero se sale, aunque siempre quedará la cicatriz del recuerdo.

  3. Lara
    28 Marzo, 2013 at 10:55

    Paloma, Recomiendo “El acoso moral” de Marie-France Hirigoyen. Yo no tenía dinero para psicólogos, pero el novio de una conocida que lo era me dió algunas claves de lo que pasaba y me recomendó este libro que me ayudó muchísimo.

    Yo he tenido 2 relaciones abusivas, y no soy tonta. He tenido muchos problemas familiares, económicos y gran falta de cariño. La gente “maja”, con estabilidad en la vida, feliz y sana huye de los problemas en cuanto los huele, así que de jovencita sólo se me acercaban los buitres y depredadores. No soy tonta y evité a muchos. Pero uno, que también venía de una familia problemática (yo creía que por eso era el único capaz de entenderme y la dureza de su vida me hizo disculparle cosas que no debería haber disculpado), me ganó con su apariencia cariñosa, su inteligencia y su preocupación por mi. Al principio. Luego se dedicó a jugar conmigo y hacerme sentir una mierda, a exigirme una devoción total por encima de mi misma y a recordarme que no era nadie para él.

    Salí, en parte gracias a la distancia geográfica y empecé con otro chico amigo y amigo de amigos. Pensaba haber entrado en una relación sana y normal, pero poco a poco se fue torciendo y no supe como pararlo ni desprenderme de la vinculación emocional que sentía con él. Acabó siendo una relación de maltrato en toda regla de la que intentaba huir pero recaía y otra vez más exageradas esa exigencia de devoción y ese perseguirme y ese odio y rechazo a la vez.

    En ese momento la mayoría de mis amigos no sólo no me ayudaron, sino que algunos incluso aprovecharon mi debilidad para hacerme daño. Algunos porque eran amigos comunes y el los puso en contra, otros porque no entendían la situación, otros porque aprovecharon para descargar sus neuras y sus celos. Sólo un par de amigas me echaron un cable, aunque tampoco lo podían entender. Me vi muy sola y me sentí muy poco querida.

    Para escaparme me tuve (aunque no fue el único motivo) me mudé hasta otra ciudad muy lejana y empecé a trabajar en recuperar mi autoestima. Empecé una relación de 4 años con otra persona sana y normal. Al principio fui muy feliz y me aportó muchas cosas positivas que no había conocido antes y una cierta normalidad pero poco a poco, la parte de mi que aún no tienen suficiente asertividad hizo que se estropeara, porque, sin llegar a extremos tan graves como antes, claro, no supe frenar algunos comportamientos egoístas de mi nueva pareja, que acabó minusvalorándome, mirando sólo por su interés y sintiendo que me hacía un favor. Lo dejamos.

    Intentando enfrentarme a mis fantasmas tuve una recaída con mi ex (que no había dejado de llamarme y perseguirme). Yo estaba más fuerte y fue puntual, así que no llegó a los extremos de antes, pero por supuesto por mucho que fantasee con que haya “cambiado” siguía siendo insana y él sigue siendo una mala persona.

    De todo esto he aprendido que hay que quererse, valorarse y proyectar una sensación de fuerza. Aunque algunos lo tengamos más difícil de partida. Mejoro pero aún estoy en ello.

    He aprendido a detectar mejor los comportamientos manipuladores, patológicos y abusivos aunque sea en personas cercanas (trabajo) y a las que quiero como amigos y parejas. He parado los pies a unos cuantos pero aún puedo mejorar más.

    He aprendido también que incluso la gente normalmente sana y que te quiere también tiene un monstruo egoísta que tú también tienes que saber frenar con tu afirmación y la de tus necesidades, si no la relación será desigual, te acabarán usando y todo se irá a la mierda.

    ¿Habéis visto al encantador de perros? Cómo hay que irradiar seguridad y asertividad/defensa de tus intereses junto al cariño para que te respeten los animales? Pues lo mismo.

    Me considero una exyonki de mi maltratador, y en proceso de aprender a defender mi valor propio frende a los demás, he aprendido a manejar mejor la situación pero aún tengo que estar en guardia.

    Actualmente no tengo pareja, aunque si algunos pocos amigos y bastantes conocidos. No descarto para el futuro tener pareja pero me parece complicado encontrar una persona con intereses mutuos y puntos de vista parecidos y con la que sea fácil tener una relación sana, cariñosa y constructiva para ambos. Veo mucha gente que sin llegar a extremos tan insanos como los que he vivido está en una relación desequilibrada en el que claramente uno tiene la ventaja que o en vez de hacerse crecer mutuamente se retroalimentan en sus comportamientos negativos. También veo muchas parejas por puro interés utilitarista.

    Veo otras relaciones de amistad y amor, aunque no sean las más abundantes, aunténticas y constructivas y eso me da esperanza. También el que yo sí que he querido verdaderamente a las personas con las que he estado, aunque no he sabido manejarlo bien, pero veo que mejoro.

  4. Lara
    28 Marzo, 2013 at 11:04

    Por cierto, Lucía, también leí tu libro y también me ayudó. Así que sólo puedo darte las gracias.

    Y no, no basta con ser sano y asertivo para que se acerte gente igual y te quiera, pero desde luego ayuda a escaparse de los malos. Tampoco todo el mundo lo tiene igual de fácil (estabilidad económica, salud, amigos y familia que le apoyan y le quieren, valoración en otros campos como el profesional) pero hay que perseverar y no rendirse.

  5. Sandra
    28 Marzo, 2013 at 15:27

    Un libro recomendado: “Las Mujeres Que Aman Demasiado”
    de Robin Nordwood

    Saludos

  6. inés ortiz garrido
    29 Marzo, 2013 at 10:07

    Llevo 24 años con una relación tóxica y hasta hace muy poco no me he dado cuenta de el daño que me estaba causando con jaquecas continuas,baja autoestima, desidia y hasta desinterés por la vida. Comienzo hace cuatro años a estudiar auxiliar de clínica por quitarme de mi casa pues no la soporto y hoy en día continúo con otros estudios aunque ya no son mi refugio porque la situación ya me puede. Me he tirado años diciendo que necesitamos terapia pero ” él no está loco ” y su problema sabe como solucionarlo.Después de un tiempo donde mi vida para mi no tenía sentido ni valor , teniendo pensamientos negativos decidí ir al psicólogo que directamente me manda a terapia de maltrato psicológico a la mujer. La primera entrevista la psicóloga me dijo que no tenía esa depende de amor a mi pareja pero que tenía otra que era igual de fuerte “lastima hacía él”, pena por su situación pasada. Hoy en día estoy en terapia desde hace tan solo 4 meses , pienso que, creo, se que mi vida futura no está con él pero aún sigo sin saber como afrontar esta situación aunque en terapia puedo ver cosas que no veía. Aún me queda camino por andar. Hay quien dice que ha perdido toda la fe en los hombres y prefieren estar solas, yo no la he perdido porque además he recuperado una amistad de la infancia y he conseguido otra a través de los estudios que me han ayudado mucho en los momentos bajos, las dos son hombres, los dos encantadores y con los dos podría llevar una vida de amistad intima, profunda y sin tapujos. Siguen ayudando y comprendiendo cosa que mi pareja aún espero ese día que me diga algo que me haga animar.

  7. M
    6 Abril, 2013 at 22:48

    Mi caso es un poco diferente a los que habéis comentado por aquí, quizá algo menos dramático. También conocí a un tipo encantador, culto e inteligente e iniciamos una relación de amistad muy estrecha. Ambos teníamos pareja, así que no se planteó el paso hacia una relación romántica en ningún momento, pero sí surgieron el aprecio, la intimidad emocional y la confianza absoluta en el otro.

    Un buen día todo empezó a cambiar. Mis “virtudes”, aquellas cosas que se supone que le habían llamado la atención de mi persona, comenzaron a convertirse en defectos poco a poco, y las confidencias en traiciones, insensibilidad y cinismo cuando menos lo esperaba. Comenzó a reprocharme que no pudiera dedicarle más tiempo, al principio de forma suave, después culpando directamente a mi pareja, mi hijo, mis hermanas y el resto de mis amigos, que eran demasiado dependientes y egoístas.

    Yo intentaba hacer mejor las cosas cada día. Al fin y al cabo era un hombre al que ya habían hecho sufrir mucho en la vida y mi responsabilidad pasaba por no ser como el resto de relaciones que decía haber tenido. A mí me parecía justo porque él también me estaba dando algo especial y valioso.

    No sé muy bien cómo, pero un buen día me encontré a mi misma quitando tiempo y atención a todos para dárselo a él en exclusiva, perdiendo el sueño por sus problemas, tratando siempre de no romper los huevos al pisarlos para no provocar en él emociones negativas. Y aun así nunca era suficiente y los reproches aumentaban. Su tono cada día era más cínico y destructivo y yo perdía mi autoestima. La gente a mi alrededor comenzó a asustarse por mi tristeza y mi mal aspecto.

    Teníamos un par de amistades comunes y esas eran las que más parecían molestarle. Me pedía directamente que rompiera con ellas porque no eran buenas para mí. Él lo hizo (romper con ellas) de forma nada agradable, humillando y destruyendo como si de una venganza personal se tratase. Fue una de esas personas, después de meses sufriendo una depresión por todo lo que había ocurrido, la que me contó que al salir de la relación las cosas empezaron a aclararse en su cabeza. No tenía dinero para ir a terapia, pero había encontrado por la red consejos y libros de psicólogos que están especializados en estos temas y ahora creía entender lo que había pasado.

    Leí algunos de esos libros y consulté algunos foros especializados (http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com.es/) porque a esas alturas estaba ya asustada con el comportamiento de este hombre, que se volvíó muy agresivo cuando le dije que yo no tenía pensado romper mi relación con nadie porque a él no le agradase, y entoncés yo también empecé a entender lo que me estaba sucediendo. Corté la relación y pasé el año más duro de mi vida tras aquello, pero siempre supe que no había otra opción.

    No me puedo ni imaginar lo que tiene que ser convivir con unos padres o una pareja así, sois todas unas personas muy fuertes, unas supervivientes.

  8. Lara
    10 Abril, 2013 at 22:09

    Gracias, M!

  9. D
    28 Abril, 2013 at 11:21

    Me veo tan reflejada actualmente en todas las cosas que escribis.
    Me siento una jonki de el, lo dejo muchas veces, pero vuelvo otras tantas.
    Mi situación económica es precaria, tiro la toalla miles de veces me digo a mi misma: esta vez no… pero vuelvo a recaer.
    Siento vergüenza a la hora de buscar ayuda, miles de veces hago un escrito a asociaciones contra el maltrato pero a la hora de pulsar el botón de enviar, me paro en seco.
    Mi deseo de llamarlo no puedo evitarlo, la soledad me hace estar asi tambien, el no tener amigos cerca en los que apoyarme.
    Se que aceptando sus ordenes, su criterio y lo que el me marca, volveria conmigo, pero yo quiero ser yo y no su exclava.
    He aguantado humillaciones fisicas, desprecios, cuernos, indiferencia…
    Deje mi tratamiento psiquiatrico porque el me obligo, me menospreciaba continuamente por depender de unas pastillas.
    No se si algún dia saldre de este pozo en el cual estoy metida, lo veo muy dificil, mucho.
    Saludos y gracias.

    • Lara
      6 Mayo, 2013 at 18:05

      D, cariño,

      No estás sola. Yo he estado igual y he salido. Entiendo la vergüenza y el autodesprecio que siente alguien que recae en una relación abusiva y que hacen volver a tu maltrador. Quieres arreglarlo. Imponerte para demostrarte a ti misma que puedes conseguir que te trate bien. Que puede ser tan encantador contigo como lo es con amigos y conocidos. Pero no se puede tener una relación sana y cariñosa con un endermo y abusador. No dejes que te avergüence, que te haga creer que el problema lo tienes tú (el mío también trataba de hacerme sentir “loca” cuando busqué ayuda psicológica y empecé a aprender técnicas para reconocer sus estrategias y enfrentarme a él).

      Él es el enfermo. Él es el que debería avergonzarse de cómo te trata. Él es el que tiene miedo de que te le escapes.

  10. laura
    6 Mayo, 2013 at 18:07

    acabo de abrir esta pagina por primera vez..con la necesidad de algo que puede mas que yo.la relacion con mi pareja actual.no se como hacerlo , cuando me veo cn fuerzas para dejarlo a ultimo momento me arrepiento no lo dejo irse si estamos en la casa y le a dado algunas de sus locuras.a veces no me reconozco siempre e tenido mucho caracter y dejaba muy claro lo que me gustaba ahora no se ni kien soy.la primera vez que lo conoci me enamore como una loca por el.eltenia novia..me dio iwal todo estaban muy mal peroapenas tenian relacion yo lo pasaba fatal la vida pendiente del movil noches sin dormir un te kiero a ti pero no la puedo dejar por unos rollos que me contaba…en fin..hasta que acabo porque se acabo enterandose que nos veiamos hay empezo la traca de verdad…deje amigos le di todo lo q tenia yo estaba enamorada y no veia nada mas nege hasta la relacion durante meses por tal de que no le hicieran daño.con la novia tiene q tener relacion pues tienen un negocio en comun lo que a mi me a costado aceptal tan obsesionaba estaba que cuando la tenia q ver me daba miedo que pudieran tener algo el siempre la defendia y me decia el carino q le tenia..le gustaba kerer ponerme celosa y cuidado iu no miraras a un muchacho q ni lo as mirado pero el dice q si y liar de un grano una montaña si no estas encima de el todo el dia careto ahora…el si tiene acosas q hacer ni te quejes..verte q le pides por favor que le hables de otras maneras llorando y te mira y ni inmutarse ves una frialdad ..pero no me la creo..porque creo que me quiere esa es una mitad la otra es detallista de una manera sobrenatural carinoso amable el hombre q siempre e querido y la otra es la que nunca e querido es muy dificil lo quierouxisimo pero me ace demasiado daño no se si me estoy quedando loca pero no se que es lo que me frena a no dejar esto no me siento bien tengo mucha ansiedad celosa .

    • NATY
      29 Julio, 2013 at 17:21

      No aguantes ke te trate asi, siempre tiene ke hacerlo bien, y si te kiesiera le doleria verte llorar, mas si la causa de tu llanto es el

  11. débil
    17 Mayo, 2013 at 03:23

    Buenas noches mi problema es qué yo soy quien hizo la relación así tóxica tengo 24 años tengo cinco años con el al principio todo iba bien tranquilo pero todo cambió cuando llegaron las perturbaciones de mi pasado ver el cariño de mi padr qué no tenía un papá enfermo qué no podía verme como si hija mi mamá una mujer amargada por trabajar tanto por tener tantos fracasos como matrimonios el culparme por la enfermedad de mi papá fue el ver la relación tóxica de mi mamá con sus parejas y culparnos a nosotros de sus fracasos cuando tuve mi primera ilusión sólo se burlaron de mi y así fue pasando el tiempo yo me sentía muy sola y siempre estaba llorando por ver la falta de cariño qué yo tenía luego conocerlo al principio estábamos en la universidad entrarpe vacaciones yo me fui y el no me escribió mÁs ni nada paso casi lo mismo qué con la primera ilusión luego de eso yo teemirne la relación el me busco y regresamos de allí en adelante todo se volvió oscuro me volví posesiva quería ver todo controlar todo estar en todo así pasaron los días el accedió a todo lo qué yo pedía a mis chantajes dejo sus amigos las redes sociales era la manáera de sentirme segura qué no hablará con nadie qué fuera sólo para mí allí comenze a sentirme qué me pertenecía qué eso no estaba mal qué yo tenía la razón y el debía decirme todo lo qué hacía a toda hora comenzó la asfixia lo desesperante así pasaron muchas cosas hastr el extremo de golpearlo morderlo de estar encerrados para no salir y de iba vez transformarme para qué no mirará ninguna chica qué pasará cerca de sus ojos con el tiempo el fue amargandose al ver qué no podía seguir ante todo lo qué yo exigía trate de cambiar de ver qué no era así pero era tanta la seguridad qué sentía por ver qué le nunca me reclamo nada ni pidió nada pero luego yo era más posesiva mientras en sólo estaba alejándose de mi ya no creía en mis palabras ni en mist teatros hoy en día me trata mal yo lo busco le ruego amor le implórro qué no me deje se qué está mal qué me arrodille que. Suplique amor pero no se como cambiar como recuperarme yo ayudenme

  12. A
    17 Mayo, 2013 at 14:36

    Fantástico artículo. Ahora mismo estoy inmersa en una relación tóxica y una parte de mí se resiste a dejarla, pero la otra… está leyendo esto.

    Me siento tremendamente identificada con la chica de la última historia. ¿Podría ponerme en contacto con ella? Si es posible, gracias.

    • debil
      18 Mayo, 2013 at 01:04

      claro que tu dame tu correo o numero telefónico

    • debil
      18 Mayo, 2013 at 01:05

      con A

      • NATY
        29 Julio, 2013 at 17:15

        Hola, tengo 33 años y me he llevado 16 de ellos con la ke fue mi pareja, y ahora despues de leer esto me he dado cuenta de ke he tenido 16años de relacion toxica. Ufff, todo un alivio cuando pienso ke ya no estoy con el

  13. cancer
    20 Mayo, 2013 at 00:31

    Hola, buenas noches.
    Me he decidido a escribir porque considero que es una vía de escape.
    Llevo 12 años con mi pareja de la cual 6 son de casada y aunque me niegue a reconocerlo tengo una relación tóxica ya que creo que no estoy enamorada pero siento dependencia hacia él.
    El es mas joven que yo 5 años y la verdad nunca hemos tenido problemas hasta hace cosa de unos 4 años y pico.
    Él no es mala persona, quiero aclarar esto porque aunque yo con él lo este pasando mal, no significa que sea malo.
    Bueno, las cosas iban bien, es decir como todas las parejas, momentos bien y alguna que otra discusión vanal, hasta que hace 4 años y medio, que le diagnostican un cancer a mi suegro el cual operan y por ciertas circustancias, mi suegro no sale del hospital y fallece. Fue un palo muy duro para todos ya que no nos lo esperabamos porque nos habian dado muchisimas esperanzas.
    En ese momento yo me encontraba embarazada de 6 meses y la verdad que supuso una angustia y un dolor muy grande para mi.
    A raiz de aquí fué cuando empezó a cambiar todo, él era una persona super cariñosa y alegre y a medida que ha ido pasando el tiempo se ha convertido en una persona despegada y seria.
    La muerte de su padre supuso que él perdiera no sólo a un padre sino a su mejor amigo, esa persona a la que él le contaba todo y le pedía opinión de todo (a mi tambien me lo contaba todo y me pedîa opinión de todo) de hecho dice que ya no cree en Dios, porque se llevó a su padre cuando todavía no le tocaba y está enfadado con el mundo por ello.
    Nuestra hija tiene 4 años ya y en todo este tiempo ha pasado de estar casi siempre con nosotras a cada vez pasar menos tiempo juntos.
    A él siempre le ha gustado hacer deporte, pero de hace dos años y medio para acá, se apunta a carreras de montaña, travesías a nado, hace artes marciales y la verdad ya no sé que será lo próximo. El dia que no hace deporte está super nervioso y se siente culpable y para mí eso es una enfermedad.
    Es una persona que a raiz de lo del padre, no exterioriza sus sentimientos creo que no ha llorado lo suficiente y es como una bomba de relojería a punto de estallar. Sé que se acuerda muchísimo de su padre aunque no me lo diga y por eso se satura haciendo deporte porque quiere tener la mente ocupada para no pensar en su padre y ponerse triste.
    Todo esto nos ha llevado a que yo me convierta en esa persona que se desvive porque él sea feliz, dándole todo lo que necesita, haciendole el gusto en todo y por supuesto olvidandome de mí (lo que supuso que hace año y medio me dejara para irse con otra porque yo me había descuidado, cosa que duró una semana y volvio arrepentido llorando), que él se ha acostumbrado a recibir todo lo que necesita y dar poco a cambio.
    Yo solo le pido Amor, que me abrace, que me bese, que vuelva a ser el de antes, creo que no pido mucho y cada vez que se lo digo se pone a la defensiva y alguna que otra vez se pone un poco agresivo verbalmente lo que hace que yo lo mire y le diga que no lo reconozco, que él no era así, a lo que

  14. cancer
    20 Mayo, 2013 at 00:50

    Perdón que no había terminado y se me saltó sólo.
    Como iba diciendo, a lo que me contesta que èl es así y que lo asimile, que el que era antes ya no va a volver a ser, entonces yo me echo a llorar y me voy a la cama y a él le da igual verme llorar se queda tan frío como si con èl no fuera. Yo me paso la noche pensando en que se acabó, que yo no puedo seguir a sí, que me merezco ser feliz, que si él no quiere hacerme feliz que lo entiendo pero que me lo diga, que ya encontrarè a alguien que sí quiera y así me paso toda la noche sin dormir, como ahora que acabamos de discutir.
    Entonces llega la mañana cuando yo me levanto con las ideas mas o menos claras y hecha a la idea de que el separarnos es la mejor opción y siempre hacerlo con buen rollo ya que hay una niña de por medio, aparece él y me dice que lo siente, que hagamos las paces, que soy la mujer de su vida, que sin mi no puede vivir, que gracias a mi es feliz y que me quiere… Todo esto me va a volver loca, ya no Sè que pensar. De verdad me da miedo decirlo pero a veces creo que es maltrato psicologico y me sienta mal porque siempre he creido que los maltratadores son personas malas y yo considero que mi marido no es una persona mala sólo que es una persona que ha perdido un pilar muy importante en su vida y que no sabe como superarlo. Muchas veces le digo que si quiere ir al Psicologo y me dice que no cree en eso, que nada mas van a sacar las perras. Yo si creo en ellos porque estuve viendo a uno y me ha ayudo bastante , tambien le he dicho de ir a terapia de pareja y primero se rie pero despues me dice que vale, que por mi iría, a lo que yo le digo que si va a ir para ponerse a la defensiva que entonces no vamos.
    Bueno, esta es mi historia, me gustaría saber que pensais, si creeis que es una relación tóxica o si solo es una mala racha. Yo lo quiero muchisimo pero llega el momento en que lo paso tan mal que ya no sé si todo ese sufrimiento merece la pena. Gracias

  15. Alma
    20 Mayo, 2013 at 22:30

    Hola a tod@s,

    Siento no haber sido capaz de terminar de leer todos estos comentarios…cuentan mi historia desde otros ojos, con más o menos tiempo de relación…y no he podido con una palabra más.
    No quiero compadecerme de mi misma, ni del tiempo perdido, ni de cómo he actuado, ni de cómo llegué a perder el control de mi propia personalidad…me tentó con la manzana del amor y mordí.
    Si relato los detalles no sé si parecería más una historia de amor tóxico, de terror psicológico o…de ciencia ficción.
    Me parece increíble haber vivido una historia así, pensando que era única y leer que se repite, como una maldición hecha pedazos y que al azar toca a diferentes personas. Lo cual me hace pensar, que él no es más que otro miserable, y así, deja de ser poderoso, especial y diferente.
    Sólo se me ocurre que hay que continuar sin mirar atrás, escribir nuestro futuro desde el presente sin más ayuda que la nuestra propia, porque no necesitamos a nadie más.
    Ánimo.

  16. Dune
    20 Junio, 2013 at 16:07

    Necesito salir de este círculo. Yo he vuelto a repetir la experiencia con la misma persona 20 años después. La primera vez sobreviví. En esta segunda ocasión no estoy tan convencida de poder conseguirlo. Quisiera saber si alguna de vosotras es de Barcelona para poder hablar con alguien que entiende como es el infierno en el que ando metida. Gracias.

  17. MAYCA
    26 Junio, 2013 at 21:03

    Qué reflejada me veo en tantos comentarios.
    Yo también tuve una relación tóxica durante 3 años y medio. Por fin conseguí salir de aquel infierno. Hubo cosas buenas pero muchísimas más malas y acabé odiandome a mi misma porque me hacía sentir una auténtica inútil, inservible…después de casi 6 años de terminar la relación, aún sigue enviandome algún mail para decargar su ira porque sigue sin entender porqué le dejé. Por supuesto, sigue insistiendo que todo fue culpa mía y sigue culpandome incluso de todas las desgracias de su oscura y pesimista vida después de mi marcha pero ya no me importa. TENGO OTRA VIDA. TENGO VIDA, algo que no tenía a su lado. Era una anulación absoluta. AHORA SOY FELIZ y me alegro de leer que hay tantas luchadoras que han sido capaces de retomar las riendas de su vida. BRAVO por todas!

  18. MM
    14 Agosto, 2013 at 20:51

    He leído todos estos comentarios atentamente, mientras estoy en el trabajo, y vivo una vida hacia fuera intentando no reflejar lo que llevo dentro desde hace casi 10 años. Durante todo este tiempo nadie sabe la relación que mantengo, con una persona que creo que puede ser egocéntrico e irresponsable, pero no malo. Quizás el secreto sea uno de los más grandes obstáculos en poner fin. Llevamos una relación muy tóxica en los últimos, y yo, la persona “independiente” de otro momento, me he vuelto lo más dependiente que puede existir, y por esa inseguridad y miedo (tras una mentira) pasé al enfado con todo lo que eso pueden conllevar y no quisiera detallarlo; y finalmente a querer controlarlo todo. Pero eso tiene un límite, no puedes controlar a otra persona, se hace muy grande para ti y sufres cada día. Deseo dejar esta relación y todo lo que significa para mi, incluso él lo sabe y está de acuerdo (no le podría pasar algo mejor en la vida), pero no sé como…. soy extremadamente dependiente de él, de lo que sienta y de lo que haga. Está claro que ni me puedo imaginar que encontrara a alguien más
    Si alguien que haya pasado algo parecido me pudiera ayudar, contactarme con esta persona por favor….

  19. Puras mentiras
    2 Septiembre, 2013 at 21:03

    Conoci a este chico ha e mas the 30 años…fuimos novios y nos veiamos y nods dejabamos a frequencia..el se fue de la ciudad y no lo vi hace tres años nos encontramos y el amor que hubo volvio a renacer…el casado con milles de problemas estaba dispuesto a dejar a su esposa y empesar un vida conmigo. La felicidad duro dos meses..el vino a vivir conmigo y un dia esa vocecita que te dice chequea el telefono..lo hice y encontre mensages a su esposa donde era obvio que nada habia cambiado en ella..yo le exige una explicacion..me la dio y luego le pedi que se fuera…salio de mi casa y regreso con su esposa..y me siguio llamando y dicie dome lo mucho que me ama…lo acepte de regreso…y como esperado fue una fara mas ya que nunca ha sido su intento de terminar la otra relacion y me da cada excusa…hemos llegado a un ponto donde no se puede hablar por que lo que se dice es tomado a mal. Le he pedido que me deje de llamar, que ya hemos terminado para que empiese mi recuperacion fisica y mental.. Y encontrar mi autoestima.. Creo que la forma en que una avisto la relacion de tus padre or familia te afecta y te moldea a que actues de esa manera sin pensar que no es lo correcto pero lo comun. Un dia a la vez..hoy es importante vive hoy so rie disfruta del aroma de una flor, del amor de tu famila y sobretodo amarnos a nosotras(os)

  20. alexia
    3 Septiembre, 2013 at 23:54

    jrdjysrsrykjr

  21. Isabel
    24 Septiembre, 2013 at 00:17

    Después de dos años continuos, que me dejase, que volviese a mí, que me dejase y buscase en cuatro ocasiones más a lo largo de otros dos años, cuernos la primera semana de volver a estar juntos, y otros dos años más de estúpido regreso a su lado… le he dejado. He salido de esto. Estoy destrozada, tengo depresión crónica y esto ha sido el detonante de una recaída en el pozo más profundo… pero, a pesar de todo, desde el fondo en el que estoy siento cierta paz interior… por fin. Sé que he hecho lo correcto. Sé que yo no merecía ese trato, esas humillaciones, esos comentarios hirientes sobre otras mujeres, que me dejase sola incluso en ciudades desconocidas por irse de fiesta, esos desprecios y faltas de respeto y cariño… no. No lo merecía.

    Se ha llevado todas mis energías, mis fuerzas; lo di todo, una vez más, por algo que ni siquiera tenía sentido haber comenzado. Tengo 27 años y me siento vieja, desgastada, perdida… y muy sola. Nuestros amigos comunes le han apoyado a él, ya que yo jamás conté mis experiencias a nadie excepto a mi familia. Mis amigos van a lo suyo, tienen sus vidas ‘hechas’ y parece que ya no les interesan las vidas a medio hacer. Sólo puedo aferrarme a mi familia, pero sé que mi dolor les causa tanto sufrimiento que incluso he dejado de recurrir a ellos en mis crisis… para no dañarles más.

    No sé si saldré de este pozo pronto, tarde o en su momento. Pero leer estas historias me ha aportado al menos algo de esperanza e ilusión por lo que pueda llegar; quiero encontrar a un hombre que me respete, que me cuide, que me quiera, que me considere una prioridad, no una opción. Quiero encontrar lo que merezco. Pero sobre todo quiero quererme, quiero dejar de llorar por mis malas elecciones y mis errores, quiero dejar de culparme por haber caído en sus brazos, por haber aguantado tanto daño tanto tiempo. Quiero volver a ser yo.

    Gracias por ayudarme a ver un poco de luz en esta oscuridad.

  22. ALEXIS
    15 Octubre, 2013 at 01:47

    hOLA SOY NUEVO EN ESTO DE ESCRIBIR , PERO NO EN LO DE SUFRIR, SOY HOMBRE Y DESPUES DE UNA RELAcion de 9 años, a la cual le di siemrpe el 100 nunca alcanzo, ella con sus idas y venidas sus enfados los fantasmas de sus dos relaciones anteriores, penssndo que yo era igual a los demas, que era su enemigo, que vivia para joderla , en fin al fin casi pierdo mi trabajo, lo que perdi fue mi reputacion, la cual se fue al caño, y todo el esfuerzo realizado con los años. Hoy luego de unos meses se acerca de nuevo pero para algo informal, que tiene problemas de autoestima que busca paz, que dice una cosa y ace otra( se quiere ella sola y solo le importa ella) el resto es secundario, (hijos familia trabajo etc).El punto es que luego de caer hasta la lo mas bajo del pozo y denigrarme tanto como ser humano, sigo enganchado con ella, se que esta MAL… y por mas que voy a terapia no puedo despegar de es persona TOXICA, pero se que es enferma bipolar y no quiere reconocerlo, eso es peor. POR eso creo que mas me cuesta, por que uno quiere bien y quiere ayudar iempre a la otra persona a que este bien y sea la que era …..pero amigos no nos engañemos mas ES DURISIMO PER NADIE VA A LUCHAR POR NOSOSTROS MAS QUE NOSOSTROS y fuerza que el sol sale todos los dias ………………..

  23. C*
    10 Noviembre, 2013 at 21:21

    He vivido una relación de 6 años con mi ex, hace un año me dejo por otra con la que duró poco y después volvió a mi, yo lo pase muy mal pero caí, estado el ultimo año con el al principio me hize la dura le intente hacer pagar lo que me había echo tampoco exageradamente simplemente fui mas a lo mio esto fueron los 3 primeros meses después volvió a ser todo igual, volvió a irse de fiesta en fiesta, volvió a andar tonteando con unas y otras volvió a tratarme como una mierda. Todo este año estuvimos juntos un poco a escondidas ya que mi familia no le aceptaba por como ha sido conmigo y el lo utilizaba diariamente para culparme de que era así conmigo por no plantarle cara a mi familia y decirles que estaba con el. Pasó el año y me volvió a dejar con la excusa de que tenia el rumor de que yo había estado una noche con un chico después de dejarme, lo que es mentira y volvió con ella con la misma chica por la que me dejo hacia un año la misma que me decía que nunca le había importado, de esto han pasado casi 6 meses y aun sigo escribiéndole, el me dice que no la quiere que me quiere a mi pero que no puede estar conmigo por lo que hize y yo estoy llena de impotencia lo primero por saber que de lo que me acusa es mentira que yo no lo hize y lo segundo impotencia de no poder salir de esto. Creo que estoy perdiendo la cordura, me paso el dia pendiente de el, me paso todo el dia metida en su red social. Estoy agotada psicológicamente, no tengo fuerzas para nada, me siento ridícula cada vez que le veo porque vivimos en el mismo sitio y casi a diario le tengo que ver y a ella también y cada dia me siento mas ridícula esa es la palabra, ridícula porque encima ella ve que pierdo el culo por el. No puedo controlar los impulsos de escribirle, no soy capaz de hacer mi vida sin pensar en la suya, estoy perdida nose como salir de esto. Hace un año fui a una psicóloga y bueno tampoco note mejoría. No puedo cambiarme de ciudad al menos de momento, tendría que encerrarme en casa y no salir para no verle, pero creo que si hago eso será mi final. Me reconforta saber que hay personas que también han pasado por lo mismo que yo. Nunca pensé escribir en un blog para desahogarme pero no puedo hacerlo con mi familia porque no quiero causarles mas sufrimiento y tampoco puedo hacerlo con mis amigas porque después me siento mal cuando escucho la verdad de lo tonta que soy. Creo que nunca se recupera uno de un amor así, lo peor es que le sigo queriendo mas que a mi vida, no entiendo la vida sin el. No quiero oir hablar de hombres solo me gustaría poder aprender a vivir sola, poder encontrarme feliz, poder sentir que he salido pero dudo mucho poder curarme cuando aun siento que quiero estar con el y cada dia me pregunto cuando será el dia en el que deje de quererlo. Me paso el dia pensando en que no podre seguir viviendo sin el, se me han pasado muchas locuras por la cabeza, cuando la desesperación me inunda soy capaz de arrastrarme y rebajarme a el hasta puntos increíbles. El no quiere hablar conmigo pero el haber escuchado que me quiere todavía aunque no quiera estar conmigo creo que ha hecho que ni yo misma quiera salir de este pozo. Creo que solo el dia que el me diga que no tiene ningún sentimiento hacia a mi será el dia en el que intente salir de esto, mientras tranto solo me limito a pasar los días, no a vivir. Gracias

  24. Marcelo
    15 Noviembre, 2013 at 20:19

    Dios,
    No sabía que este tipo de vida se llama “relación toxica”. Soy hombre, puede ser que el único de este blog. Para mi, el infierno empezó a los aprox. dos años de casado. Ya casi tengo 24, siempre sintiéndome culpable, no preguntéis el motivo, parece que tengo todos y ninguno. No sé, estoy muy confuso. Siempre quise salir de esta relación pero no me explico por que no puedo. Hoy me decidí buscar información. Todas veo que contáis las mismas situaciones que las mías.
    Ya no tengo fuerzas físicas y psíquicas
    vivir de esta manera, pero parece que tengo miedo, no se por que.

    Os deseo lo mejor!!!

    • Canela
      2 Diciembre, 2013 at 15:53

      Es curioso ver cómo escribís contando historias parecidas. Hay una especie de creencia entre las que estamos en una relación tóxica que nos machacamos por ser incapaces de salir. Yo me consideraba una mujer libre, independiente, culta, curtida y viajada y me sentía pequeñita al ver que era incapaz de salir de este círculo vicioso.
      Os cuento mi historia…En mi caso, siempre he estado en relaciones con hombres sanos. La historia se acababa por circunstancias de la vida, pero sin mayor repercusión que el propio de romper un proyecto en común, ilusiones etc…
      Cómo entré yo en una relación tóxica? Pues, porque me lié con el que había sido en el último año mi mejor amigo. Al que le confesé todos mis miedos, fantasmas, debilidades, etc…
      Coincidente con esto, cayó en una depresión. Y desgraciadmeante, con el paso del tiempo, la depresión se iba convirtiendo en agresiva. De alguna forma, como su autoestima estaba derruida, me hacía sentir a mi menos con la intención de él sentirse más. Era un maltrato sibilino, muy lejos del que todos conocemos de los libros o pelis. Era un maltrato velado. No había nada de maltrato físico.
      A lo que se dedicaba por encima de todo era a obviarme, ningunearme, bloquearse ante mis necesidades afectivas. Dejé de expresar mis necesidades ante el miedo de perderle.

      Poco a poco, me iba minando. Dejé de lado otras cosas por atenderle. Descuidé a mis amigos/familia y hasta perdí el sentido del humor por si le agredía.

      Un día, mi yo real casi ahogado, le reclamó cariño y dedicación. Esto le provocó un bloqueo emocional, que lejos de responder positivamente me dijo que no me quería lo suficiente.
      Esto fue lo que me provocó que saliera corriendo. Sentí que el no tenía ese derecho. Que cualquier persona que entra en tu vida y da en la medida de lo posible tiene todo el derecho del mundo a quererte o no. Pero él no. Había sido mi amigo del alma,y yo estuve comiendo mierda durante 2 años, precisamente por haber entrado en mi vida por la puerta más grande posible.
      Esa noche eché a correr. No pude mirar atrás. Me ahogaba de dolor pero sabía que no podía seguir ahí.
      Dentro de lo mal que lo estoy pasando, por si os ayuda, hay una parte de mí (hoy muy chiquita, mañana será más grande) que se siente orgullosa de haber salido corriendo. Esto, de una forma o de otra denota que algo te has querido. Sino, seguirías estancada en este formato nocivo de historia.
      Soy dependiente emocional y hay días que quiero borrar aquel día y volver a sentir su calor. Pero, me apoyo en esos 5 minutos al día en los que tengo claro cristalino que me hacía daño. También me ayuda el proyectar un futuro con él. Imaginarme un revés duro de la vida y que su papel a mi lado sería de mero figurante y probablemente hasta denigrante a la hora de hablar de mi dolor.
      Llevo casi 2 meses desde que salí corriendo y claramente fue lo correcto aunque duele a horrores.
      Gracias por escucharme

  25. eva
    22 Noviembre, 2013 at 06:48

    Despues de 8 anos y muchas golpizas hasta me quebro el tabique y despues de eso le perdone todo y sali embarazada y hoy yo me siento tan amargad e infeliz q ni a esa bb quiero la odio como al ppa y si te marca mas ahora q tiene su pareja con u a bb y hace apenas 9 meses q nos separamos y me da rabia ver como el a seguido con su vida y yo aca von una hija que ni quiero ni voy a queref nunca Ayudeme siento que me ahogo sin que nadie me de la mano trato de cuidarla y quererla pero solo cumplo con la primera con cualquier cosa q me digan d el que es feliz .e enciendo y quisiera hastA BOTARLA regalarla deshacermede ella que hago sere tan mala o ya perdi la razon

    • Eva Álvarez
      22 Noviembre, 2013 at 15:15

      Eva por favor, si estás segura de que NO quieres a esa niña, daos una oportunidad las dos: entrégala en adopción para que pueda crecer con una familia que la quiera (es una criatura sin culpa) y tú empieza desde cero.
      Busca terapia, seguro que en tu ciudad hay algún grupo de ayuda.
      Localiza un psicólogo y ponte en sus manos cuanto antes.

  26. Rocio
    9 Diciembre, 2013 at 00:06

    Despues de 4 anios de estar casada en una relacion toxica comprendi que esta relacion no va a ningun lado; no quise darme cuenta; lo sabia desde el fondo de mi corazon pero pense y tenia la esperanza que esta persona iba ha cambiar, me crei una mentira yo misma; por que nadie es salvadora de nadie hasta que te das cuenta que la persona enferma tiene que buscar ayuda; Este hombre un manipulador; mentiroso; las finanzas no las tenia en orden, me escondio muchas cosas antes de casarnos; me hacia promesas sin cumplirlas en fin nunca tuvimos una buena relacion como pareja nos acostumbramos a vivir una vida independiente como que no estuvieramos casados eso me fustraba hasta llege a enfermarme muy mal por mas de un anio ahora gracias a Dios y a otras persona estoy saliendo de mi enfermedad y de esta relacion que me podria llevar a peores concecuencias quise estar aferrada a una persona donde no me amaba ni me respetaba. Espero que esta sea la ultima vez que me proponga salir y la definitiva por que desde que me case quise dejarlo al darme cuenta el error que cometi; mi inseguridad y mi falta de amor a mi misma me llevo a esta relacion danina. Despues de un anio de vivir una tormenta iba a unas terapias de mujeres abusadas pero no me sirvio por que en mi corazon no queria soltar esta relacion; creo que cuando nos proponemos en hacer algo y somos sinceras con nosotras mismas saldremos adelante enfrentando y admitiendo la verdad y no crear una mentira.

  27. cris
    12 Diciembre, 2013 at 03:31

    Me siento demasiado identificada y duele. Duele porque solo tengo 24 años y porque esto es lo único que he vivido y que conozco. Después de 6 años luchando, con muchas idas y venidas él ha decidido romper la relación excusándose en que un psicólogo al que había empezado a ir le había dicho que la culpa de sus problemas era mía. Estuve los últimos dos años aguantando la falta de sexo, de cariño…Ni un beso ni nada. Y claro, yo lo reclamaba. Él jamás me decía que era culpa mía. Solo me decía que estaba mal y que no le apetecía nada, y que si dejaba de presionarle cambiaría. Pero nunca dejé de presionar y nunca cambió nada. Decía que lo intentaba pero jamás intentó nada. Pasaron un montón de cosas malas en las últimas semanas. He mentido, he manipulado y he sido una loca solo por llamar la atención. Ahora yo parezco la culpable a los ojos de la mayoría de la gente cuando en realidad soy la única que sufre con todo esto. Es horrible. Tengo que salir como sea. Es un cáncer para mí. Me hace hacer cosas y ser una persona que jamás he sido. Solo pido un poco de paz mental. Solo eso. Tengo pensado ir al psicólogo. Nunca he creído mucho en la psicología pero no encuentro forma de salir yo sola de esto. Me siento muy mal y soy incapaz de encaminar mi vida hacia ningún lado. Es terrible luchar tanto para luego quedar como la mala por haber cometido una serie de errores provocados siempre por su comportamiento evitativo y poco claro. Ni siquiera puedo desearle lo mejor. Solo le deseo que sufra la mitad de lo que yo estoy sufriendo. Solo eso. Y es triste, después de tantos años y tantos momentos…muy triste.

Comments are closed.