LA SALUD DE MI HIJA NO DEBE SER SU NEGOCIO

Mi hija, como algunos sabéis, parece una enfermedad congénita ( un tipo de microsomía) . Es una disfunción genética debido a la cual no tiene ni pabellón auricular ni oído interno, y además sufre un desplazamiento de mandíbula que solo puede corregirse con aparato. Como no tiene el oído derecho, oye un 75% menos que el oyente promedio, no solo porque no oye por un oído, sino porque la audición necesita de los dos oídos para crear el efecto “estéreo”, de forma que al perder un oído no pierdes solo la mitad de la audición sino en realidad un poco más.

Mi hija necesita un aparato carísimo ( que no se ve, va por dentro de la boca) que la seguridad social no cubre. Necesita también un logopeda, que la seguridad social no cubre. Y en breve va a necesitar varias operaciones para recuperar parte de la audición, que la Seguridad Social de momento sí cubre. Sería imposible para mí pagar esas mismas operaciones si viviera en Estados Unidos. En Estados Unidos mi hija habría sido condenada a quedarse prácticamente sorda de por vida.

Solo por eso, la Seguridad Social cuenta con todo mi apoyo, y estoy absolutamente en contra de la privatización o la externalización de la gestión, porque la salud de mi hija no debe ser un negocio para nadie. Ni la salud de nadie.

Esta mañana he estado en la sección de pediatría del hospital donde tratan a mi hija. He visto enfermeras desbordadas, doctores al borde del ataque de nervios. He visto niños con problemas mucho más graves de los de mi hija. Niños que padecen la enfermedad de mi hija, pero en un grado más desarrollado, que les ha afectado también a la columnaz vertebral, y que no pueden andar, que tienen que ir en carrito aunque ya han cumplido cinco años. Bebés a los que la enfermedad ha deformado la cara, y cuyas madres están hartas de que los desconocidos se queden mirando a la criatura como si fuera un mono de feria. Niñas que en once años de vida ya se han sometido a cinco operaciones, y las que les quedan. Padres que, como yo, no podrían pagar los tratamientos de sus hijos si no fuera por la Seguridad Social, y padres de niños con enfermedades crónicas aterrados por el inminente copago, porque la enfermedad de sus hijos va a durar toda la vida. Niños y padres que han esperado, como yo, dos horas de cola. Niños y padres que sufren.

Si tienes hijos sanos, felicidades. Pero te recuerdo que nadie te garantiza que el día de mañana no les pueda tocar a ellos. La salud es un don, y por mucho que una vida sana contribuya en teoría a mantenerla, en realidad nadie está libre de que le toque la china. Tu hijo no está libre de padecer una leucemia el día de mañana por mucho Actimel que le des en la merienda. Si no tienes hijos, podrías tenerlo mañana y te podría tocar a ti. Y si no piensas tenerlos, entonces piensa en ti mismo o en ti misma.

La privatización de la sanidad te afecta. Empresas sin escrúpulos pretenden hacer beneficio merced a su entrada en un mercado inagotable: todo el mundo es potencialmente cliente de su negocio porque todo el mundo va a necesitar un médico en algún momento de su vida. Privatizar la salud es privatizar el aire. Cuando se privatiza la sanidad ciertas empresas ganan mucho dinero. Pero los usuarios de la sanidad vemos cómo cada vez hay menos personal sanitario, cómo la atención que se nos brinda es peor, cómo tenemos que esperar mas, cómo se nos escatiman pruebas, análisis, servicios, tratamientos, días de estancia en el hospital, cómo las horas de espera se eternizan, cómo las enfermeras se estresan, cómo cada vez conocemos menos a nuestros médicos y médicas porque éstos cambian de puesto, desaparecen, son trasladados a otros servicios, etc.

Asistimos a un momento histórico, en el que el derecho a la atención sanitaria universal, gratuita, y en igualdad de condiciones, que conquistaron nuestros antepasados, se nos estás negando. Y a ti, que dices que pasas de política, que esto no va contigo, que no te importa, también te incumbe.

Como ya escribí una vez
Los toros se subvencionan: las fiestas taurinas nos cuestan 564 millones al año en subvenciones.
Los clubes de futbol también, de forma indirecta. Deben 750 millones a Hacienda y 11 millones ala Seguridad Social. De hecho, la UE ya ha propuesto investigar al fútbol español por presuntas ayudas del Estado.
Se podría eliminar los sueldos y pensiones vitalicias y prohibir por ley que los expresidentes cobren de la empresa privada a la vez que disfrutan de su pensión vitalicia: González y Aznar siguen sin renunciar al sueldo de 80.000 € mientras reciben altas retribuciones de Gas Natural y Endesa, por ejemplo.
Se podría prohibir que un político cobre del Estado y de la empresa privada: Acebes cobra del Congreso y de Iberdrola, por ejemplo.
Se podría recortar sueldos de cargos políticos. Si un ciudadano tiene que cotizar 35 años para percibir una jubilación, no veo por qué los diputados lo hacen a los siete, ni por qué no tributan un tercio de su sueldo del IRPF, como hacemos los demás.
Se podría endurecer las penas contra el fraude fiscal. El 72% de este fraude proviene de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año, y dela banca. Ahorraríamos90.000 millones de euros.
Se podría eliminar el concordato con el Vaticano. El ahorro final estaría entre los 6.000 y los 10.000 millones de euros. Jesús predicaba la pobreza, y la Iglesia se debe mantener mediante las aportaciones de los fieles, como ya dijo el propio san Pablo.
Esa niña que lloraba en urgencias podría ser su hija. Peor aún, usted podría padecer leucemia. Y si la padeciera, un seguro privado no le ayudaría, porque los mejores especialistas están en la Seguridad Social. Lo sé porque se trata de una enfermedad que he vivido de cerca.
Usted que me lee: tome conciencia, por favor. El fútbol es un negocio. Los toros, una tortura. Los gastos del Congreso, un lujo innecesario. Las pensiones vitalicias, una enorme falta de ética. La fe es una opción. Pero la salud es un derecho.

35 comments for “LA SALUD DE MI HIJA NO DEBE SER SU NEGOCIO

  1. isabbbbel
    3 octubre, 2013 at 14:18

    verdades como puños, estoy contigo.

    • 27 octubre, 2013 at 09:52

      como bien dices ,la salud es un derecho ,no un negocio ,,para eso ya estan ,los medicos ,,incluso los de las seguridad social ,,con ,,sus citas privadas ,,en sus despachos privados ,,des pues de que salen de sus horas de trabajo en la seguridad social ,,osea que mas negocio ,,no ,,por favor ,,,,que nos atiendan dignamente ,,,en la seguridad que bien nos lo descuentan de la nomina ,,y de los impuestos ,,osea que gratis no es

    • Marián Sánchez.
      27 octubre, 2013 at 10:18

      Te doy toda la razón-podría hablarte del tema por propia experiencia,yo también tengo un hijo en tratamiento desde que nació por un problema de alergias proteínicas en las que el Gobierno Basko subvencionó parte de su alimentación,la leche especial que requería que estaba fuera de mis posibilidades económicas,lo que agradeceré toda mi vida-Con la salud y el dolor ajenos no se juega-ni es legal ,ni humano, ni viable, como moneda de cambio…Podemos prescindir de lujos pero no debemos dejar que jueguen con nuestras necesidades vitales.

  2. olgagaliana
    3 octubre, 2013 at 14:33

    Lo que me fascina de tus artículos es que son capaces de transmitir lo que quieres decir. Plenamente de acuerdo con el contenido. Soy consciente que hay que recortar porque la deuda es elevadísima, pero hay que elegir dónde recortar y hay muchos sitios por donde comenzar que no sea la salud.

    • Betty
      6 octubre, 2013 at 22:16

      Lo siento Isabel, pero no estoy de acuerdo contigo. Yo no creo que haya ninguna necesidad de recortar. El dinero está ahí, no se ha volatilizado por arte de magia; lo que ocurre es que está en manos de los que han provocado esta crisis y de los de aquellos a los que la misma está beneficiando, porque, que nadie se equivoque, esta crisis es un enorme negocio para unos pocos.
      Sólo con que se persiguiese el fraude fiscal de los grandes defraudadores de este país se subsanaría la mayor parte de la deuda. Eso sin hablar de los sueldos vitalicios, del presupuesto de la casa real, de los impuestos que no paga la Iglesia, de las subvenciones a la misma, … Lo dicho, no creo en los recortes, porque recortan vida.
      Pero, al parecer, todo esto da igual, porque en este país somos gilipollas (perdón por la brusquedad, pero no encuentro otra forma más suave para definirnos), porque seguimos votando a los mismos, a pesar de todo. Yo no sé qué más tienen que hacernos, no lo entiendo. Aunque claro, pensándolo bien, vivimos en el país del Madrid-Barça, del “Sálvame Deluxe”, de “Hombres, mujeres y viceversa” (por favor, que alguien me explique cómo es posible que semejantes programas sigan en parrilla), etc.
      En fin, que ya lo dijo Castelao: “Mexan por nós e dicimos que chove” , traduzco: “Nos mean encima y decimos que llueve”.

    • Betty
      6 octubre, 2013 at 22:18

      Disculpa Olga, que me equivoqué de nombre y te llamé Isabel.

  3. Beatriz
    3 octubre, 2013 at 14:36

    Totalmente cierto…

  4. Arantzazu
    3 octubre, 2013 at 14:48

    ¡Qué grandes verdades encierran tus líneas, Lucía!

  5. carmen
    3 octubre, 2013 at 15:15

    estoy totalmente de acuerdo contigo…..

  6. profocol
    3 octubre, 2013 at 15:24

    exacto, nunca se han de aplicar recortes porcentualmente , es decir, aplicar un tanto por cien a todo. Algunas cosas merecen no recortarse si no mejor desaparecer, la salud és básica, es el primer eslabón para la vida
    ´

  7. Sandra
    3 octubre, 2013 at 16:16

    Y por que narices el pueblo no se moviliza? por que dejamos km esto pase, por que no se sale a la celle y paramos todo esto? Por qué

  8. nekane
    3 octubre, 2013 at 17:08

    .. no sabía lo de tu hija, gracias a dios ha caído con una madre con posibles que aunque no llegue para todo sí ayuda mucho, imaginemos ahora cuantos casos así hay entre gente sin recursos y sin cultura -me refiero hasta sin saber que existen ayudas o existían para éstos casos- Yo, no creo que no protestemos -será porque yo protesto mucho y somos u montón- y llevo-llevamos protestando desde el franquismo, otra cosa es que apenas tengamos eco: prensa vendida y demás trabas… pero en casi todo lo que se puede estamos: calle, medios que ayudan… nunca antes ha habido masas en el calle como en el 15M y no reconocerlo es desprestigiar las voces del pueblo…

  9. Laura
    3 octubre, 2013 at 19:33

    Sabes que llevas toda la razón del mundo, y que todo el mundo opina asi, sin embargo sufrimos la impotencia de no poder arreglarlo!!, nos vemos como la masa, en manos del poder y ya está,ojalá que todo esto cambiara para bien. Deseo lo mejor para tu hija y saludos.

  10. 3 octubre, 2013 at 20:05

    La sanidad publica es fundamental, pero también la privada. El 90% de la investigación medica llega por linea privada y no digamos de la tecnologia asociada. Se puede ir a favor de lo publico y también a favor de lo privado. Quienes son los porveedores de las clinicas publicas, la mayoria empresas privadas, si fueran publicas el sistema ya estaria quebrado. Mezclar sentimientos con economía no es buena mezcla. Hay muchas clinicas concertadas que funcionan bien, se trata de buscar modelos sostenibles, y por supuesto intentar mantener dentro de lo posible una sanidad y educación universal

  11. Arco Iris
    3 octubre, 2013 at 21:22

    A la iglesia también habría que recortar y que pagara los impuestos de sus bienes como todo hijo de vecino.. y más que no digo…

  12. xelo ferrando
    3 octubre, 2013 at 22:06

    Te conocimos por casualidad a las puertas del Monestir de Poblet- Tarragona, hicimos una foto al azar y pensabas que iba para ti. Buscabas tranquilidad junto a tu hija por esos lugares tan extraordinarios y por esos te asustaste, pensabas que eramos periodistas. Nos comentaste el motivo y lo comprendimos. Espero que pasaras unos dias con la tranquilidad y paz que estabas buscando.Mucha suerte. Lucia.

  13. Memé
    3 octubre, 2013 at 23:11

    Es totalmente cierto lo que dices Lucía, pero precisamente son los que nos gobiernan los que tienen el poder para cambiarlo, y como son los que se benefician pues no les interesa cambiar , está hecho a su medida.Tenemos que cambiar a quienes nos gobiernan y hasta ahora han demostrado que sólo se lucran ellos amparados en los votos de las urnas OJO a quien elegimos , porque si los seguimos eligiendo somos CÓMPLICES. Cambiemos el gobierno con nuestros votos a quien sepamos que no serán corruptos,y no seguirá liquidando derechos que tanto trabajo costó conseguir….

  14. Yago Quiroga
    3 octubre, 2013 at 23:35

    Eres genial Lucía! Un artículo impecable.

  15. Rosa María
    3 octubre, 2013 at 23:55

    Lucia, no sabia nada , tu madre no me comento, la verdad es que desde junio no estamos en Pinar,ánimos tu puedes! Tu escrito debería llegar a todos y sobre todo a los que tienen el poder de que as cosas no sean así. Un beso grande para las dos . Rosa Mdez,la vecina.

  16. Marisa Vazquez
    4 octubre, 2013 at 07:15

    Cuanta verdad dentro de esta reflexión que haces, nosotros hemos pagado la seguridad social desde los quince años, mi marido nunca la ha necesitado por que hasta ahora había gozado de buena salud, en estos momentos ha sido operado de un cáncer de pulmón, como secuela tiene un problema en la medula que afecta su cerebro, las pruebas y el posterior tratamiento si lo encuentran son muy caros, ahora si recortan la seguridad social después de toda una vida de trabajo nos veríamos desamparados, no es justo, no es necesario, que recorten de todos esos asesores inútiles que nos han llevado a la situación que por desgracia vivimos

  17. Rafa
    5 octubre, 2013 at 09:34

    Vivimos en una dictogracia con el beneplacito de los vencedores del golpe de estado del 36, porque a pesar de la transición aqui nada a cambiado, los ricos dominan y someten a los más pobres y estos por el labado de cerebro franquista que aún llevan en sus genes los siguen votando, cuanta incultura propiciada por el estado que solo le interesa que la gente se alimente toros , futbol, telebasura y pandereta y vive
    pendiente de la “roja” mientras se unde en la miseria. Estamos liquidando el pais al capital extranjero, nuestros mejores jovenes tienen de emigrar y aqui solo quedan los buitres exprimiendo a la clase obrera con el beneplacito de las castas dominantes de los políticos, tribunales y todos los que no quieren perder sus privilejios que mantienen desde 1936.

  18. Javier
    5 octubre, 2013 at 10:31

    Sra. Etxebarria. Obviamente se nota que Vd. es escritora. Escribe con una didáctica abrumadora. No obstante, el problema es que desconoce bastante de los procesos económicos y se deja llevar por falsos mantras del totalitarismo socialista.
    Hoy en día, la sanidad ya está siendo gestionada por gente que gana dinero. Los laboratorios, los constructores que contruyen el hospital, los médicos, los de la cocina, las lavanderías, los enfermeros, los celadores, los que fabrican los aparatos de rayos X, ….. todos ellos trabajan en la sanidad por dinero y todos ellos intentan ganar lo máximo posible. El problema es la gestión. La gestión está realizada por personal con objetivos políticos y cuyo objetivo no es optimizar el coste de la sanidad, sino utilizarlo de forma política, hacer negocio con la sanidad pública contratando con dinero de todos para obtener ventajas políticas.
    La sanidad será pública en tanto el sector público sea el que establezca la sanidad que quiere y pague por ello. Sin desproteger a la gente. Si la empresa que gestione el hospital tiene el encargo (que solo cobra si realiza) de curar a su hija sin cobrarle por ello, tendremos sanidad pública. El tema está en conseguir que se abarate (por competencia entre empresas sanitarias) el coste de la sanidad y conseguir que al final podamos además que la sanidad pública consiga pagar esos dispositivos que su hija necesita y que actualmente una sanidad de gestión pública no es capaz de afrontar (por no tener incentivos que mejoren la gestión y abaraten los costes). La sanidad actual nos sale demasiado cara simplemente porque no hay incentivos para mejorar su gestión.

  19. Benita Rafols
    7 octubre, 2013 at 01:29

    Perdoneme que le diga que los que viven en EEUU no se mueren sordos de por vida.Se supone que cuando trabajan están asegurados por una compañia que le atiende en todas sus necesidades. Si no trabaja está la atención primaria que tambien le cubre. La diferencia con España es que nosotros pagamos al estado para que nos proporcione una atención médica y en EEUU pagan a una compañia privada. Pero todos los trabajadores tienen su seguro médico,y hay que señalar que allí el paro no es del 30% como en España. Allí los que tienen una enfermedad de cualquier tipo son atendidos perfectamente, siempre que tengan la precaución de asegurarse, y efectivamente pagando su cuota correspondiente. El que no quiera asegurarse se arriesga a no tener atención médica pero eso no se le ocurre a nadie medianamente preocupado por su futuro inmediato.

  20. Benita Rafols
    7 octubre, 2013 at 02:06

    Perdona que haya hecho este corte, pero me he dado cuenta de que quería decir otras cosas.No se si llevas a tu niña a un colegio privado o a uno público, si es esto último sabrás que en los colegios hay un Equipo de Audición y Lenguaje que te atenderá a la niña en sus problemas. Una hija mia que es logopeda por oposición, destinada en la Escuela Pública ha desempeñado esa función y me ha hablado de la eficacia de los tratamientos y de los resultados que se obtienen con los niños. Y por cierto no te costarán ni un céntimo.Tienen la ventaja de que el niño no sale de su entorno colegial y no tiene que perder tiempo en los desplazamientos y eso redunda en su calidad de vida.
    Por otra parte, lo que cuentas de esa madre que se quejaba de que miren a su niña como un mono de feria,no me dirás que de eso ¡ tenga culpa la Seguridad Social! ni los recortes. Eso es signo de la mala educación que muchos tienen y que demuestra la falta de sensibilidad de muchas personas.
    Te deseo lo mejor para ti y tu niña y te mando un abrazo cariñoso , me hago solidaria de lo que has pasado y me gustaría verte más animada, señal de que te sonrie la vida,

  21. Maria Belén Villar
    17 octubre, 2013 at 11:39

    Increible que la salud de un ser humano tenga tan poco valor…(bueno mucho valor para los que quieren hacerse ricos)

  22. Judith Alonso
    17 octubre, 2013 at 15:55

    Quería agradecerte tu apoyo. Soy enfermera. Hace más de diez años que trabajo en el mismo hospital público, en Catalunya, y nunca habíamos trabajado en las condiciones de ahora.
    No cubren las bajas de las compañeras, hace tiempo que echaron a la mayoría de las interinas. Intentas hacer que el trabajo salga, a veces sin tener tiempo a desayunar. Pones todos los sentidos en no equivocarte e intentas tener paciencia con la gente que se queja, con razón, por la espera, pero en ocasiones no das más de sí.
    Por mucho que nuestro “venerable conseller” asegure que el usuario no se ha de ver perjudicado por los recortes , cualquier persona que vaya a menudo por centros sanitarios puede certificar los cambios des del inicio de la crisis hasta ahora.
    Siempre me había gustado mi trabajo, ahora espero que mis niñas de mayores no sean enfermeras.
    Muchos besos, tienes una hija preciosa, se parece a ti.

  23. marta
    17 octubre, 2013 at 20:08

    tal cual!

  24. 19 octubre, 2013 at 17:06

    Muchas gracias por exponerlo y compartirlo Lucía, y tenemos que luchar entre todos, y sobre todo mucho animo Allegra y tú sois muy fuertes y seguro que sale todo bien. un beso grande

  25. María José
    5 noviembre, 2013 at 10:35

    A los q manejan los”hilos” de la economía y decisiones de salud les da igual la privatización de la seguridad social, ya q tienen dinero gracias a los regalitos-sobres de sus amigos a los q favorecen subcontratando-privatizando servicios, y se van a los mejores médicos privados. Ojalá q el día q necesiten de un centro público de salud no se les haga ningún trato de favor, y q sufran en primera persona las colas, los recortes, y el cabreo del “robo a mano armada” de un servicio q era el orgullo de esta nación, pero a están empeñados en cambiar a cambio de dinero.

  26. Nadia
    5 noviembre, 2013 at 13:15

    Tienes mas razón que un santo!!!! Este país cada vez da mas asco….

  27. Lara
    5 noviembre, 2013 at 16:05

    Lucía soy una gran admiradora de tus libros! Siento mucho lo de tu niña…. solo quería comentar que nosotros ya podemos estar opinando y debatiendo todo lo que queramos que al final….. nada de nada! Yo ya ni me manifiesto…para qué? si reivindicas eres un anti sistema mientras aquí los 4 politicuchos (sin idiomas ni la formación adecuada que ellos exigen para trabajar hasta de cajera) nos dicen cómo vivir, sentados ahí en el congreso mientras se arrojan “mierda” los unos a los otros pero eso sí…. se lo llevan calentito a final de mes.
    Mi pregunta es: nos quejamos, nos manifestamos y? NO LES IMPORTAMOS, LES DAMOS IGUAL, ENTONCES…. COMO SALIMOS DE ESTA? la corrupción les sale por las orejas y encima resulta que son cortinas de humo… pero esto que es?

    Yo estoy de baja, después de desvivirme como una loca para la empresa, de no poder desayunar, de comer en 5 minutos para seguir trabajando, hacer cada día casi una hora de más (sin cobrarlas ni tener días de compensación), haberme quedado en 46 quilos, sin estómago por un cuadro de estrés agudo y perdido casi la mitad de mi cabello por los nervios…. resulta que “soy yo la que se pone nerviosa” que no hay faena! pero si vamos como locos! (pq de facturar, facturamos eh!) y obviamente, ni una llamada para saber cómo estoy… los pocos que trabajamos nos están matando! apretando tanto que estamos reventando….eso sí, que salga todo perfecto, a la hora y sin quejarse! A mí me da miedo esta situación porque no sé donde vamos a llegar…

    Mejor que no siga pq lo veo muy negro….

  28. Jenma
    6 noviembre, 2013 at 16:12

    Qué bien que la gente sea tan optimista! qué alegría tan grande!
    La seguridad social no tendría que existir. Señores, no es gratis, la pagamos entre todos. Basta ya de decir que es un servicio gratuito.
    Yo necesito dos tratamientos que SI cubre la ss, igualmente , no me lo hacen. La razón ni ellos mismo lo saben y llevo dos años de denuncia pq su burocracia me impide acceder a los propios tratamientos que a dia de hoy si están cubiertos.
    De qué sirve pensar que la ss cubre algo, que finalmente no te facilitan? Para eso que se vayan todos a casa y ya me pago mi propio seguro médico, que claramente no cubrirá muchas cosas que tendré que pagarme, pero ahora mismo la ss, no solo no cubre casi nada, no solo lo que dicen que cubren lo enmascaran, dejan de hacerte pruebas que son necesarias por no superar su presupuesto, son insolentes y maleducados, y te hacen perder algo valiosisimo: el tiempo.
    Que se vayan todos a su casa y empiecen una lección de humildad y humanidad.

  29. Jenma
    6 noviembre, 2013 at 16:17

    los mejores especialistas están en la Seguridad Social?
    Menuda patraña!!
    Pues si están en la ss los mejores especialistas, dónde están que no se les ve? Tomándose un café, o fumando un cigarro a las puertas?
    Los mejores especialistas que tiene la ss, tb tienen su clinica privada, y no les interesa solucionar problemas a bajo precio, les cunde mas que les pagues su consulta hipercara.
    No seamos ignorantes, nos la han dado con queso, nos han hecho creer toda la vida que teniamos derechos y oportunidades y beneficios, y era todo mentira.
    Nunca tuvimos nada

Comments are closed.