La orden de protección

La Orden de Protección es un mecanismo que desde hacía varios años se presentaba como imprescindible. Cuando una mujer denunciaba a su agresor, debía regresar a su casa y el agresor reaccionaba de forma violenta. El principal objetivo de la Orden de Protección es garantizar la integridad física de la víctima.

Otros objetivos secundarios son activar una serie de mecanismos, como asignarle una casa de acogida a la mujer si no tiene a dónde ir. Allí las víctimas reciben todo tipo de asistencia y se establece de igual manera la posibilidad de que la mujer, si no cuenta con ingresos, reciba la Renta Activa de Inserción, que son 300 € durante 10 meses. La Orden de Protección los equipos especializados por parte de las diferentes policías, así como por primera vez la especificación en Violencia de Género, donde hay abogados especializados de oficio para las mujeres sin recursos.

Se firmaron convenios con los Colegios de Psicólogos para atender específicamente a las mujeres maltratadas. En el ámbito sanitario, también se incorpora el protocolo de malos tratos. La Orden de Protección se activa de inmediato, no es necesario que haya una condena. Se denuncia, se habla con las partes por separado y el juez decide si da la Orden ó no. Estos mecanismos se complementan con otros civiles, como la atribución directa de la custodia de los hijos y del domicilio conyugal.

La Orden de Protección la puede solicitar: La propia víctima, un familiar, el fiscal.

Dónde se puede presentar la Orden de Protección: Comisaría, juzgados, fiscalía, oficina de atención a la víctima, servicios sociales de administraciones públicas.

Una vez recibida, debe activarse urgentemente el mecanismo de protección. El juez convoca a las partes por separado (a él normalmente se le va a buscar a casa). Si hay lesiones, la Orden se da de forma automática y si no las hay, el juez debe escuchar a las dos partes para obtener una conclusión. Normalmente, la Orden de Protección dictada se forma urgente se concreta en una Orden de Alejamiento a la víctima, prohibición de acercarse a su domicilio y puesto de trabajo y prohibición de comunicarse con ella. Si él la incumple, incurre en un quebrantamiento de medidas cautelares y ya tiene antecedentes.

La Orden de Protección se inscribe en el Registro Nacional para la Protección de la Víctima de la Violencia Doméstica.

La víctima ha de saber dónde está el agresor y cuándo es puesto en libertad

Protección integral a la Víctima de la Violencia Doméstica:

-Protección Física: Evitar que el agresor se pueda acercar en el futuro a la víctima y cometer más agresiones.

-Protección Jurídica: Posibilitar que la víctima posea autoridad jurídica, otorgándole la custodia y el domicidio familiar.

-Protección Social: Derecho a obtener la renta que le procure alimentos.

El Juez de Instrucción dicta la Orden de Protección, que puede contener medidas penales y civiles y activa medidas de protección civil. La prisión provisional  se descuenta de la prisión definitiva.

Estas medidas han permitido que muchas mujeres denuncien su situación.