LA ABSTENCION ES SUICIDA

Compruebo aterrorizada que las últimas encuestas anuncian que si a día de hoy hubiera elecciones la abstención sería la opción mayoritaria.

El 21,5% de los encuestados dice que “no votaría” si mañana hubiera elecciones

Recordemos que es un axioma que los votantes de derechas siempre votan.

Por lo tanto todo el horror que estamos pasando se lo debemos a los IRRESPONSABLES SUICIDAS QUE SE ABSTUVIERON.

Me cansa mucho el discurso fácil de «la culpa de todo la tienen
los políticos», como si los ciudadanos no contribuyéramos a crear la
realidad nacional. En primer lugar, votamos. Y si no votamos, si nos
abstenemos, también estamos influyendo en la realidad de nuestro
país. Porque la abstención no es una postura antisistema, sino que en
realidad es la más prosistema que hay. si en las últimas
elecciones de este país no hubiera habido una abstención tan
alta, a día de hoy no tendríamos un Gobierno de mayoría absoluta.
Porque la abstención beneficia siempre al partido que más votos se
ha llevado.
Como me sorprende que haya gente que no lo entiende, lo explico
a partir de un artículo que escribí poco antes de las pasadas
elecciones.
Me dices que estás harta de corrupción, de cargos a dedo, de
sueldos vitalicios, de que todos los trabajos que te ofrecen te exijan
ocho horas o más de esfuerzo diario a cambio de cuatrocientos veinte
euros…
Me dices que el 19-N te irás de marcha con tu novio, como cada
sábado, y que cuando te levantes con resaca, como cada domingo, pasas
millas de ir a hacer el canelo a ningún colegio electoral. A tu novio,
el moderno y enrollao, se la pela votar, y tú no vas a ser menos.
Querida: el Parlamento tiene trescientos cincuenta escaños.
Ninguno se queda vacío, nunca. Si te abstienes, tu no voto no cuenta
en el sistema electoral, ni para mal ni para bien. Tu no voto va al partido
más votado, y punto. (Si votas nulo, por cierto, el efecto es el mismo.)
Vuestra actitud no es ninguna manifestación de rebeldía contra
el sistema. Muy al contrario, supone la postura más prosistema que
hay. Sois un par de burgueses y ni siquiera os habíais enterado. Muy
fuerte lo vuestro.
Piensa en las pasadas elecciones en Cataluña. La ganadora absoluta
fue la abstención: 48 por ciento. Casi la mitad de los catalanes no
votaron. Es decir, CiU no se llevó el 30 por ciento de los votos. En
realidad, sólo le ha votado el 15 por ciento de los catalanes. Pero sí se
ha llevado el 30 por ciento de los escaños. CiU está gobernando pese
a que el 85 por ciento en realidad no la apoya.
En el referéndum para la Constitución europea, casi el 60 por
ciento de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja
de toda la historia de la democracia. Y la tal Constitución se aprobó
pese a que a los españoles nos la trajera floja.
¿Que te planteas votar en blanco? Nena, cuidado con la laca del
cardado, que te está afectando a las neuronas. En España no se utiliza
un sistema proporcional normal y lógico, en el que cada partido se
lleva el tanto por ciento de escaños que ha conseguido en las urnas. En
España utilizamos una complicada fórmula matemática, la ley
D’Hondt, con una regla de salida básica: si no llegas al 3 por ciento de
los votos, no entras en el juego (en Valencia es el 5 por ciento). Los
votos en blanco, aunque no se le reparten a nadie, sí que hacen el saco
de votos más grande, con lo que los porcentajes se hacen más pequeños.
Así que votar en blanco hace más difícil a los partidos pequeños
llegar a obtener escaños, o lo que es lo mismo, se lo hace más fácil a los
partidos mayoritarios.
Si tú y tantos como tú votáis, diversificaréis el voto. Y si diversificamos
el voto, la ley D’Hondt se hará más difícil de aplicar y menos
abusiva. El panorama posible ahora es el de repartir los escaños entre
cinco partidos: PP, PSOE, IU, Equo y UPyD. Los tres últimos quedarían
eliminados o no muy bien representados debido a la ley D’Hondt.
PP y PSOE se repartirían el 70 por ciento de los votos restantes. Pero
si tú y tantos como tú votan, esos dos partidos ya no lo tendrán tan
fácil: favoreceríais que la representación en las cámaras autonómicas y
los ayuntamientos fuera más equitativa, y el debate político no sé si
más justo, pero desde luego sí más entretenido.
Te propongo que te informes.Hay otros partidos que ni siquiera
conoces, cuyo programa no has leído. Vota, lo que sea, pero vota. Eso
sí que sería enrollado y molón.

9 comments for “LA ABSTENCION ES SUICIDA

  1. Albert
    6 febrero, 2013 at 09:18

    Sí… pero Lucía: ¿qué votamos? Deberíamos crear un partido que realmente recoja las inquietudes de todos y todas y que luche contra la misma política entendida como tal, que quiera modificar la Constitución entendida como tal (tenemos una carta magna que dice que la figura del Rey es “intocable, inviolable y no es responsable de sus actos”… vamos! apaga y vámonos!!!!) y que saque pecho para regenerar toda esta mierda que tenemos por sistema, que planten cara a los bancos y a las grandes corporacions, al FMI y al BCE, a Merkel y Hollande… Vamos, necesitamos un Hulk o un Superman!!!!!

    • JurgenBlitz
      6 febrero, 2013 at 10:01

      Yo voto a Batman de Ministro de Interior. Ahora en serio, Albert, efectivamente hace falta alguien potente. La cuestión de fondo es que si el 35% de abstencionismo (o hubo mas? no recuerdo ahora) se huvbiera dirigido a alguna parte, en esta última legislatura el bipartidismo estaría contra las cuerdas

    • Julita
      9 febrero, 2013 at 12:19

      Entiendo tu preocupación, pero piensa que si existen partidos políticos es porque todos los ciudadanos,no tenemos un pensamiento único,cada uno somos diferentes y esa es nuestra riqueza.
      La participación de los ciudadanos no consiste solo en votar sino en actuar, lo mismo apoyando que criticando pero ¡actuando!
      Seguro que si te informas encontrarás un partido politico que recoja al menos tus inquietudes mas esenciales.
      Ten en cuenta que todas las inquietudes sociales, no tienen la misma motivacion ni el mismo fin.

  2. Teresa
    6 febrero, 2013 at 14:28

    Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, pero no pienso votar, no quiero este sistema, lo peor es que no se qué hacer para cambiarlo, pero en estos momentos no creo en la clase política y no pienso hacer de lo malo lo mejor, no, ya basta

  3. tonib52
    6 febrero, 2013 at 15:57

    Si durante tantos años he dicho a quien me ha querido oir que cada cuatro años hay que votar a otro, mas que nada para no dar tiempo a extender redes e influencias y siempre me han dicho lo mismo: ” que va yo no voto a ese, yo no voto al otro”. Si da igual, tu partido favorito te va a hacer tanto caso como a mi el mio. La idea pienso yo que era la de evitar que perseverasen en el sillon y se creyeran impunes. Imaginaos ahora que recomiendo a partidos pequeños: la respuesta es ” si no los conoce nadie”. Pues lo mismo, los “tuyos” tampoco te hacen caso . A quedado claro verdad?. Pues la respuesta os la doy mascada: ” nos cuesta incluso movernos del sofá, pues no te digo lo que cuesta pensar que hacer” , Eso cuesta una vida!.

  4. Silvia
    6 febrero, 2013 at 20:21

    Hay que votar. Si no te gusta lo que pasa MOVILIZATE, no debemos estar al margen de todo y solamente criticar, los políticos valoran muy mucho si los ciudadanos se movilizan o se quedan esperando que las cosas mejoren ellas solitas, nuestra responsabilidad existe y no podemos decir eso de: todos son iguales, porque no es verdad.

  5. lila munar
    8 febrero, 2013 at 19:30

    Efectivamente, no todos son iguales, pueden ser peor !!!!

  6. Julita
    9 febrero, 2013 at 12:27

    Me gusta el articulo por su caracter informativo .Me encuentro muchas personas que dicen, ¿para qué voy a votar si todos son iguales?. Ahora les puedo remitir a tu articulo que les aclarará muy bien la importancia del voto.

  7. Susana
    9 febrero, 2013 at 18:20

    Ilusa!. Tus dos primeros párrafos ya me han irritado. Me abstengo para no “comprar” la única basura del mercado. No he salido de marcha la noche antes y no estoy de resaca. He meditado mucho mi decisión. Si la ley electoral está mal hecha, no es culpa de los ciudadanos, sino de quienes la han creado con estas peculiaridades. Y, ¿quiénes la hacen?.
    Todos los que dicen tener las ideas claras acerca de los partidos a los que apoyan van a votar, de derechas y de izquierdas. Pero yo no creo en la clase política, en su sistema ni en tus palabras. Creo en los hechos, y estos días entán saliendo a la luz muchos que no nos gustan nada. Es algo cultural, se aprende en la familia, con los amigos. Se llama confianza. Y en este país es muy difícil depositarla en gente sin experiencia, que se lanzan a manejar un país con únicamente ideología. Hay que tener otras cosas. Primero conocimientos, y luego bagaje. No quiero ser tan molona como tú. Gracias.
    Ah, por lo menos nos quedará la libertad de hacer lo que nos dé la gana sin que el listo de turno nos diga lo que está mejor. Alguién como tú

Comments are closed.