HE ADOPTADO UN PERRO PERO…

…. es agresivo, miedoso, ladra sin parar, lame superficies de un modo anómalo, persigue de forma obsesiva su propia cola, excava todo tipo de superficies como si se tratase de una excavadora canina…

Existen ciertos trastornos del comportamiento que caracterizan a las mascotas que han padecido maltrato en algún momento de su vida, y que aún no se han rehabilitado: Recelo y agresividad ante las personas y ante otros perros. Tristeza, depresión. Tampoco es extraño que un perro víctima de maltratos desarrolle ciertas conductas compulsivas, que realiza de forma repetida y sin razón aparente: CukiLotte, por ejemplo, estaba obsesionada con que le trajeras una pelota, y podía pedirte que se la tiraras cien veces seguidas ( ya no lo hace) Otras conductas típicas son los ladridos excesivos ( Cuki también lo hacía, ya no) , lamer superficies de un modo anómalo, perseguir de forma obsesiva su propia cola, excavar todo tipo de superficies como si se tratase de una excavadora canina…

Si has adoptado un perro de perrera o refugio, aprende a reeducar a un perro maltratado:

Un perro que ha sufrido maltrato suele mostrarse nervioso y temeroso. El daño sufrido explicará que el animal pueda experimentar, en un principio, recelo hacia las personas. Los abusos físicos o psicológicos sufridos por un perro pueden dejar profundas secuelas en el animal. Para reeducar a un perro que ha padecido abusos físicos o psicológicos hace falata tiempo, cariño, paciencia y firmeza.

Para explicar un caso de educación de un perro maltratado, voy a hablar del caso de Cukilotte.

Esta perrita, CukiLotte, estaba en la perrera de Son Reus. Iba a ser sacrificada. Sacrificada mediante dinero público, claro. La rescató Cornelia y la llevó al refugio Dogs4U. Refugio que se mantiene mediante aportaciones privadas, claro. Porque para nuestro sistema tiene más sentido matar que .recuperar CukiLotte había sido maltratada y era excesivamente miedosa. Joachim y Helena se la llevaron a su casa, la cuidaron, la alimentaron, la adiestraron y la convirtieron en la maravillosa perra que es hoy. Todo por supuesto, de forma altruista y sin cobrar un duro por ello, aunque la perrera sí que cobra un dinero diario por cada perro que está en sus instalaciones: el negocio de la muerte.

Si has adoptado un perro de perrera o refugio hay una altísima posibilidad de que haya sido maltratado, así que sigue estos consejos.

Si un perro ha sido maltratado hay que acercase a él siempre con movimientos suave. Un perro que ha sufrido maltrato puede relacionar los gestos bruscos y rápidos con episodios previos de violencia sufrida. Cuando uno se acerque al perro debe caminar cuanto más lentamentem mejor. Los pasos lentos pueden repetirse alrededor del animal: cuando la mascota vea que no ocurre nada malo se sentirá más confiada ante su presencia.

Habrá que utilizar un tono de voz extremadamente suave y dulce. El animal relaciona las voces elevadas con los episodios violentos sufridos. Por eso, cuando escucha gritos o ruidos estruendosos tiende a huir o, peor aún, a atacar.

Un perro que ha sufrido maltrato o abandono debe estar tranquilo los primeros días en los que llega a una nueva casa. Nunca hay que agobiarle Una opción es preparar una habitación aparte para el animal: contar con un espacio propio le ayudará a recuperar la confianza. La habitación debe contar con una zona caliente para que el perro descanse (una manta, por ejemplo), con comida y agua.

Un perro que ha sufrido maltrato o abandono debe hacer mucho ejercicio físico. Los juegos y caminatas al aire libre suelen ser una de las actividades preferidas por los perros, además de tratarse de un ejercicio esencial para mantener la buena salud del animal. La actividad física ayudará, asimismo, al can que ha experimentado abusos a relajarse y a liberar tensión.

Un perro que ha sufrido episodios de violencia puede tender a huir. Se asustará ante cualquier ruido o acontecimiento inesperado. Debe ir siempre de la correa La primera vez que suelte al perro es preferible que sea en lugares acotados, vallados o en áreas caninas de juego, donde el animal pueda correr sin riesgo a extraviarse.

Un perro que ha sufrido maltrato o abandono debe contar con una rutina diaria y un horario fijo de actuvidades. recuperar la calma y la confianza. Hay que fijar las horas de los paseos diarios de su mascota, y empéñese en respetar el horario de comidas. Una única persona debe encargarse de los cuidados básicos del perro maltratado que llega a casa es una buena idea cuando se trata de orientar al animal.

CukiLotte a día de hoy es u na perra que no come del plato hasta que no se lo indicas, que no entra en casa si tú no se lo indicas, que se sienta, que pasea pegada y alineada a ti, que se tumba y te da la pata si se lo pides: Una perra diez. Hoy esta perra podría convivir muy feliz con otra familia. Si alguien la adopta, Joachim y Helena podrían acoger y reeducar a otro perro, otro perro de similares características, también rescatado de Son Reus, que a día de hoy está languideciendo en un refugio, aterrado, y que casi con toda seguridad fallecerá si no lo rescatan. CukiLotte adora a los niños y es sociable con perros.

Vídeo del adiestramiento de Cuki

)

si quieres adoptar a Cuki

solterosdeoro2013@gmail.com