ETERNA SHARON TATE

La primera vez que vi “El Baile de los Vampiros” llegué a la conclusión de que Sharon Tate era la mujer más bella del mundo. Poco tiempo después de ver esa película, llegó a mis manos una revista -no recuerdo cual- en la que se contaba con todo lujo de detalles su horrible asesinato a manos de varios miembros de la secta La Familia, liderada por Charles Manson.

st2

No calculo con exactitud mi edad, pero era muy pequeña, debido a que como mis padres trabajaban, si no estaba en el colegio me encontraba en casa de mi tía y dicha vivienda tiene tres pisos, por lo que me podía dedicar a ver contenidos no apropiados para mi edad -véase Freddy Krueger todas las tardes- y a empaparme de toda aquella lectura que llegara a mis manos.

Es triste que el nombre de Sharon Tate tenga que ir siempre ligado a su escabrosa muerte, que nadie pueda recordarla como actriz, como bella, como joven encantadora sin comentar inmediatamente después el fin tan horrible que tuvo. Tan triste como inevitable, porque, ¿a quién no le conmociona aún ahora lo acontecido aquel 9 de agosto de 1969 en el 10050 de Cielo Drive?

Ilusionada con su embarazo

Ilusionada con su embarazo

Hijo de una prostituta -literal-, Charles Manson vivió una infancia marcada por todo tipo de drogas y violencia. Encarcelado durante más de diez años, se obsesionó con la Biblia y demás textos sagrados. A su salida de la cárcel en 1967, promulgaba el fin del mundo y era reconocido como la reencarnación de Satanás en la tierra entre un grupo cada vez mayor de jóvenes marginales, con quienes formó la secta La Familia en San Francisco. Entre sus acólitos impartía sus creencias y consumían drogas, mientras esperaban la señal que les alertaría del comienzo del Apocalipsis. Al fin esa señal llegó en forma de la portada del disco de Los Beatles. Los cuatro músicos de Liverpool eran para Manson los cuatro jinetes del Apocalipsis, que le anunciaban el momento de comenzar la redención junto a sus acólitos.

Sharon Tate, embarazada de ocho meses de su primer hijo, se encontraba con cuatro amigos, Jay Sebring, Voytick Frikowski, Abigail Folger y Steven Parent en su domicilio. Tex Watson, Susan Atkins, Patricia Kren­Winkel y Leslie van Houten, sin saber que aquella era la casa del director de cine Roman Polanski -quien se hallaba de viaje en Londres- y su esposa, se adentraron en el domicilio salvajemente. Por aquel entonces, las casas no tenían altos muros ni sistemas de seguridad; este hecho crearía un antes y un después. Los miembros de La Familia reunieron a los cuatro amigos en el salón, dónde los maniataron y apuñalaron. La última en morir fue Sharon, quien imploró desesperadamente piedad para salvar la vida de su hijo, sin provocar pena alguna en Susan Atkins, quien la apuñaló un total de dieciséis veces.

Poco antes de su muerte

Poco antes de su muerte

Hay quien, para hacer parecer más macabra si cabe la historia, afirma que a Sharon le sacaron el bebé de sus entrañas; pero las fotos de la tragedia demuestran que no fue así. Según palabras de Atkins, ella no se atrevió a clavarle el cuchillo a Sharon en el vientre, pero Tex Watson lo hizo, rematando a la gestante actriz. Al día siguiente, los integrantes de La Familia repetirían su ritual de tortura y muerte con el matrimonio La Bianca, dueños de una cadena de supermercados y también residentes en Bel Air. Tiempo después, fueron detenidos en su totalidad y aún cumplen cadena perpetua, con la excepción de Susan Atkins, quién murió de cáncer en 2009. Charles Manson contrajo matrimonio con una admiradora, quien buscó una vivienda cercana a la prisión para tenerlo más cerca y ha tenido cuatro hijos con él. Roman Polanski no sería padre por primera vez hasta la edad de sesenta años.

2 comments for “ETERNA SHARON TATE

  1. 29 julio, 2013 at 10:19

    Ufff recuerdo la primera vez que leí esta historia tan truculenta y la pena que me entró por ese futuro bebé no nacido y todos los sueños rotos de esa madre…

  2. 5 agosto, 2013 at 11:18

    Conocí su historia hace unos años y aún recuerdo que me hizo sentir un malestar…

Comments are closed.