diario lucia 19/ 057 2008

 

Recibir estas dos cartas le anima a una el día:

“Muchas gracias Lucía. El taller ha sido fantástico. Eres una persona muy cercana, divertida e inteligente. Lo último ya lo sabía. Lo demás ha sido un grato descubrimiento. A pesar de que lo que aflorara en el taller fuera mi situación laboral, o mi amor por el cine, por lo menos al despedirte pude expresarte en unos breves segundos que mi pasión por escribir era equiparable al séptimo arte, y que había guardado con el paso del tiempo un buen número de historias, algunas inconclusas, la gran mayoría. Y hasta hoy, muchas ideas en la cabeza queriendo escapar. Pero el miedo a no estar a la altura o llevarme una decepción pudo más. . Lo dicho, muchísimas gracias de nuevo por haberme dado esa motivación que necesitaba para seguir escribiendo, aprendiendo y evolucionando. Aquí tienes un sincero amigo para cuando vengas por Zaragoza. Pero de los de verdad!. Me lo pasé genial contigo. Me encanta tu humor, parecido al mío.”

 

café literario1

“Cuando me hablaste en privado me quedé impresionada de que te hubieras dado cuenta en tan poco tiempo de cual era mi problema. Pensé que eras bruja, o vidente o algo. Aprendí mucho no solo sobre cómo escribir, pero sobre todo sobre mí misma y sobre cómo salir de la situación en la que estoy viviendo, que te prometo que no va a durar mucho más”

café literario4

 

 

 

Los de Zaragoza hay dos sitios que no os podéis perder. El primero, el Café Botánico. El Botánico es un multiespacio cuya planta calle, mitad cafetería, mitad floristería, ofrece deliciosas tartas, minibocadillos y bizcochos caseros de todo tipo: Jengibre,. coco, cerveza, chocolate, naranja… creo que hay doce tipos. Lleno de plantas aromáticas y todo muy tranquilo. Allí hicimos el taller literario ( y colgaré alguna foto del taller si alguien me la envía) y nos sentimos muy bien tratados

 

 

botánico zaragoza
Luego está una sex shop a la que caímos por casualidad. Es muy elegante, decorada en violeta, con dos dependientes muy amables. No tiene el más mínimo aspecto sórdido. Si eres mujer y muchas veces no te atreves a entrar a una farmacia a comprar un lubricante ( porque casualmente en el establecimiento hay diez viejecitas haciendo cola y no quieres preguntar por eso en alto) o has pensado alguna vez en comprar un juguete erótico pero te da mal rollo entrar en una sex shop, éste es el sitio. Es muy muy tranquilo, elegante, luminoso. Te va a parecer que entras en una tienda de ropa. Además, Erótica Enigma, cuenta en su equipo con un sexólogo que podrá ayudar aún más a solucionar cualquier duda.

 

enigma
Y conste que nadie me paga por escribir esto. Solo que cuando en un sitio me tratan muy bien, me gusta contarlo.