diario de lucia 30/05/2016

 

Muchísimas gracias a los que vinisteis ayer a verme a la Feria del Libro . Al final, pese a todo, aunque no hubo colas sí que vino bastante gente. Así que, como siempre, agradecida y emocionada solo puedo decir “gracias por venir”. Lo agradezco mucho, de verdad, porque no hay cosa más triste que estar en una caseta mano sobre mano, expuesta a las miradas curiosas de la gente y a los flashes de gente que te saca fotos sin tener ni idea de quién eres, solo porque les han dicho que eres famosa. Por cierto, no hay cosa que me saque más de quicio que que me saquen una foto sin pedir permiso. A saber cómo demonios habré salido y dónde narices acabará.

Es muy triste porque había muy poca gente en la feria y según me explicaron todos los libreros con los que charlé ( y charlé con varios) éste ha sido el año de menor venta sin duda. La recaudación en el sector editorial ha retrocedido a los niveles de 1994.

No es muy sorprendente teniendo en cuenta que el 35% de los españoles no lee “nunca o casi nunca”, según una encuesta del CIS. A mí me lo dicen a menudo. ” yo es que no leo por falta de tiempo”. Y te lo dice el que sí tiene tiempo para perder hora y media diaria en el gimnasio, las mañanas de los sábados para ir de cañas, las tardes para buscar un modelito en el centro comercial y las noches para ir de copas. Te lo dice gente que se pasa el día colgando en su perfil de Facebook fotos en bares, copa en mano. Pero no tienen tiempo para leer. Ya lo dijo Simón Bolivar : “La esclavitud es hija de las tinieblas, un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”. Históricamente la cultura y la educación han molestado siempre a los gobernantes porque desde Maquiavelo, o antes, ya eran conscientes de que era más fácil de manejar un pueblo sin educación.

Sin embargo pasa todo lo contrario con un pueblo instruido. Por ese motivo han sido varias las veces en la historia que las clases dominantes han intentado vetar el acceso al progreso y la cultura a la sociedad. Po Por eso la quema de grandes bibliotecas como Tebas o Alejandría, la destrucción de libros y manuscritos por parte de los radicales beréberes en la floreciente cultura Andalusí, la eliminación por parte del clero casi por completo de cualquier documento escrito de la increíble y todavía enigmática cultura Maya por considerarlo demoníaco, la quema de libros de los nazis, el índice de libros prohibidos de la Inquisición o del Opus.

 

quemar libros 2.
Pero para manejar a un pueblo ya no hace falta quemar libros. Te basta con que el pueblo deje de leer- Sensacionalismo, manipulación mediática, sexo, colorín, basura.

la tv me hizo