CÓMETE UN MORDISCO

 Comete un mordisco 1

Por David Hernández

Pan Bendito, Stolichnaya y la Negra, tres jóvenes arrabaleros, hartos de la vida que les ha tocado vivir, sin futuro ni oportunidades, deciden iniciarse en el único sector que parece no estar en crisis: el crimen. Incluso para ello es necesario tener cierta formación para poder ejercer, por lo que acuden a un desatinado curso de sicarios, impartido por el Capitán Sarasate en una estación de tren abandonada que sirve como criadero de champiñones.

Los protagonistas son unos simples corderos que se escudan vistiéndose con piel de lobo en un mundo de bestias feroces disfrazadas de seres inofensivos. Ellos mismos lo descubrirán arrastrados por circunstancias inesperadas que les llevarán por un camino de situaciones descabelladas.

Cómete un mordisco 3

El argumento es una excusa para reflexionar con causticidad y descaro sobre la sociedad actual. Un panorama en el que día a día la desigualdad entre las clases sociales continúa creciendo. Un mundo en el que los perdedores, en muchas ocasiones, se ven obligados a abandonar su alma y sus deseos por cambiar, oprimidos por la propia sociedad. Ciudadanos de segunda que siempre terminan mordiendo el polvo, comiéndose un mordisco.

Óscar Merino y Euloxio Penas-Seijas son los autores de esta comedia negra que dirigen con destreza Charo Santamaría y Raquel Mesa. Un texto contemporáneo y tragicómico bien construido que va ganando en intensidad y nos lleva hacia un final inesperado.

Álex Larumbe, Chemi Moreno, Francisco Lidón, Lucía Barrado y Laura Ordás dan vida a los esperpénticos personajes. Lo hacen con amplios registros interpretativos con los que consiguen que el público suelte grandes carcajadas en momentos de intenso dramatismo.

Twitter: @_davidhernandez

 ‘Cómete un mordisco’ se representa hasta el 5 de mayo en el Teatro del Arte. De miércoles a sábado a las 20.00 y domingos a las 19.00. C/ San Cosme y San Damián, 3, Madrid.