Candela da candela

Candela Peña tiene un coño que no le cabe en el tanga. Desde su posición, sensiblemente más fácil que la de muchos -ahora, porque en su día anunció gazpacho-, podía haber simplemente agradecido el galardón, haciendo hincapié en lo bello que es vivir y haberse sentado encantada. Pero no le dio la gana.

En los tres años que estuvo sin trabajar, Candela tuvo un hijo y sabedora de que ninguno tenemos la vida asegurada, quiso reivindicar la educación pública y ya de paso tantas otras cosas que a día de hoy, cuando quieren privatizar hasta el respirar, penden de un hilo.

Porque esta alegría no se la quita nadie. Porque pide trabajo. Porque tiene un niño que alimentar. Nunca un discurso tan corto fue tan significativo, nunca tan pocas palabras dijeron tanto.

Y los desahucios. “Ha muerto gente por perder sus casas”, mencionó Candela. Concretamente seis personas en los últimos diez días. Ella podía pasar de todo, no es su problema, ese zapato no le aprieta, pero no le da la gana.

Podemos pensar que hemos llegado a un punto en el que los españoles aplaudimos al primero que dice cuatro cosas bien dichas, pero no. En una gala de los Premios Goya, tener las agallas para soltar lo que todos pensamos no es tan fácil como se espera. Todos necesitamos trabajar, por muy bien que nos veamos hoy. Salvo que tu padre se llame Juan Carlos Borbón ó Emilio Botín, por muy bien que te vaya hoy, en esta España no sabes a qué te enfrentarás mañana. Nuestros mayores lucharon arduamente por sus derechos para que ahora nosotros tengamos que ver cómo se van por el retrete y nunca viene mal gritarlo a los cuatro vientos, para que los políticos, desde su cómodo butacón, aunque en el fondo les dé lo mismo escuchen en público que no les aceptamos y que lo que están haciendo con nuestros derechos es una soberana mierda.

Aunque Wert no rectifique, que se le caiga su dura cara de wertgüenza… si la tiene.

Porque lo que ha contado Candela, acerca de la muerte de su padre en un hospital público, sin mantas y sin agua, es lo que nunca hubiéramos imaginado y hoy está pasando.

Y hay que ponerle freno ya.

1 comment for “Candela da candela

  1. 18 febrero, 2013 at 15:25

    La verdad que no vi la gala en directo, pero vi su discurso por Youtube y me quedé bastante sorprendida. Me pareció genial porque supongo que hoy por hoy, y a pesar de lo que se crea, la situación de la cultura y del cine español en particular no debe ser de lo más boyante. Me alegra ver que la gente empieza a reivindicar lo que les pertenece, sanidad, educación y cultura.¡Ya era hora! Un gran post, como siempre Eva. Besines.

Comments are closed.