El caso Rita Mestre

Lo primero que tengo que decir es que me he pensado mucho antes de escribir esto porque TENGO MIEDO A ESCRIBIR ALGO CRITICO CON PODEMOS

Y ¿ por qué? Porque en cuanto escribes algo crítico con Podemos, tus redes sociales se bloquean. Se bloquean con una avalancha de insultos que impide, por ejemplo, que puedas saber si alguien te ha escrito en twitter, porque desde el móvil la cuenta no te carga. Porque a veces el servidor de la web se cae ya que han entrado miles de mensajes a la vez. Y  esto, advierto, se consigue con ayuda de novots, es decir, mediante tecnología, no porque mil personas hayan enviado mil mensajes, sino porque cinco personas los han enviado, multiplicando los mensajes mediante un programa informático.

Pero yo no quiero vivir con miedo así que voy a escribir lo que pienso

 

Según el escrito de acusación, Maestre y Meleiro entraron sobre la 13.30 horas en la capilla del Campus de Somosaguas

En presencia del capellán y de varios estudiantes que se encontraban allí orando, invadieron el espacio destinado al altar portando imágenes del Papa con una cruz esvástica y leyeron distintos pasajes de la Biblia así como diversas citas de santos y obispos.

Acto seguido, Rita Mestre y otras mujeres no identificadas se desnudaron de cintura para arriba y abandonaron la capilla al grito de “vamos a quemar la Conferencia Episcopal”, “el Papa no nos deja comernos las almejas”, “menos rosarios y más bolas chinas”, “contra el Vaticano poder clitoriano”, “arderéis como en el 36” y “sacad vuestro rosarios de nuestros ovarios”.

Rita Mestre  dice en El País.   “Yo me limité a mirar y a flipar con lo que ocurría”

Pero resulta que hay un vídeo de los hechos. Y Rita hacía algo más que mirar. Gritaba y enseñaba su cuerpo

rita mestre

Bien, si los podemitas reaccionan de tan buenos modos cuando escribes algo mínimamente crítico con ellos, me pregunto cómo les sentaría que alguien entrara en su sede y soltara perlas del tipo: “vamos a quemar la  sede de Podemos”, ” Errejón no nos deja comernos el pollon “, “menos coletas y más comerme las tetas”, “contra  los podemitas, poder de las pijitas “, “arderéis como en el 36” y “sacad vuestros discursos de nuestros  televisores”.

Bien…  Frases como  “el Papa no nos deja comernos las almejas”, “menos rosarios y más bolas chinas”, “contra el Vaticano poder clitoriano”,  y “sacad vuestro rosarios de nuestros ovarios” no constituyen delito alguno. Son de mal gusto en todo caso

Desnudarse en una iglesia no sé hasta qué punto es delito o no. Desde luego, es de mal gusto

Lo que sí es punible es soltar “vamos a quemar la Conferencia Episcopal” y  “arderéis como en el 36”.

De la misma manera que sería punible presentarse en la sede de “vamos a quemar la  sede de Podemos” y “arderéis como en el 36”. Constituiría un delito de amenazas.

Y si Rita Mestre de verdad se presentó en una iglesia al grito de esas consignas, considero que debería ser tan condenada como lo sería yo si me presento en la sede de Podemos gritando que les voy a quemar la sede. Porque aquí o jugamos todos o rompemos la baraja

  Si no lo gritó, no creo que debería ser condenada, aunque tampoco me parece que yo simpatice mucho con sus métodos de actuación.

Si los comentarios a este post vuelven a ser insulto o descalificaciones, los propios que los escriban se retractaran

Y si son argumentos “ad hominem” del tipo descalificarme porque estuve una semana en un reality o porque estoy “gorda”, os recuerdo que eso no tiene nada que ver con lo expuesto, ni me incapacita para dar DATOS OBJETIVOS como los aquí citados

A mí me gustaría tener políticos y partidos que pueden exponer sus quejas sin amenazar ¿ Es mucho pedir?

Quiero añadir otra cosa. A todos os habrá llegado, como a mí, una foto de Albert Rivera en una manifestación neonazi. La foto resultó ser un montaje. Desde luego si se llega a encontrar una foto de Rivera gritando frente a una mezquita ” Vamos a quemaros la mezquita”, se le exigiría una dimisión. Si justificamos este tipo de actos, podemos justificar entonces que alguien vaya a una mezquita o a una sinagoga y amenace con quemarla

Si a Rita Mestre y a las manifestantes no les parecía bien que hubiera una capilla en la Universidad, lo lógico hubiera sido hacer una recogida de firmas, y presentársela al rector. Ya se ha hecho en muchos casos y se han cerrado las capillas. Así fue en historia. Tampoco hacía falta que entraran dentro de la capilla. Podían haberse manifestado fuera. La propia Rita es consciente de que se pasó tres pueblos, y es por eso que ha pedido disculpas.

Por otra parte, la capilla no le cuesta a nadie un duro. La facultad cede solo el espacio, y los que conocéis esa facultad sabéis que hay espacio de sobra: muchas aulas están cerradas. En la mayoría de las Universidades de Europa hay capillas ( en Aberdeen y en Heidelberg, donde yo he trabajado, habia). Y si no hay mezquitas o sinagogas en la Universidad es porque nadie lo ha reclamado, ningún colectivo.

 

7 comments for “El caso Rita Mestre

  1. Larra
    16 Febrero, 2016 at 16:58

    Basándonos en comentarios objetivos, Rivera es Albert en lugar de Alfred. En todo lo demás, muy de acuerdo.

  2. Malena
    17 Febrero, 2016 at 16:05

    Muy, muy de acuerdo con todo.

  3. nekane
    17 Febrero, 2016 at 21:43

    les has llamado podemitas…
    luego, quien empieza..

  4. Satur
    17 Febrero, 2016 at 23:01

    Hay muchas formas de negacionismo, una habitual, el empleo de comparaciones descontextualizadas y simplistas. Yo soy crítico con Podemos, tan crítico, que tras una serie de asambleas, deje de participar. Aún así se distinguir entre la discrepancia profunda y el insulto, y aunque no dudo que exista, me resisto en mi derecho a no creer que lo sean en la proporciones que usted expresa.

    Los delitos por amenazas son algo muy grave, y como tal, hay que tratarlos con seriedad. Si para usted el tarareo de un estribillo lo constituye por sí mismo, puede valer para censuradora de la dictadura en su fase más represiva: puede empezar por juzgar a Alberti, que su “enterrarlos en el mar” (esto sí documentado) ha tenido mucha más difusión que los cánticos (supuestos) de Maestre.

    Afortunadamente a día de hoy no existe en el código penal ningún delito específico por “atentar contra los sentimientos podemitas”, como no lo hay por atentar contra los sentimientos feministas, ni anarquistas, ni sindicalistas…, pero sí por atentar contra los “religiosos”. Y que en realidad quiere decir contra los católicos y sólo los católicos, porque ya hemos visto que si un satírico francés publica a Mahoma cagando en portada, nos unimos todas por la libertad de expresión. Y un delito contra “sentimientos religiosos” que aspiran a aplicar no sólo en el interior de sus sedes (que a diferencia de las de Podemos, muchas de ellas lo son por expolio y/o financiación del Estado) , sino que incluso en las calles, como hemos visto en la imputación de las compañeras de Sevilla, por pasear un órgano sexual femenimo a modo de procesión en protesta por un despido de género.

    Tampoco que yo sepa, Podemos a día hoy constituye uno de las principales obtáculos para cuestiones de igualdad de género, ni para la normalización del derecho a decidir sobre el aborto, ni para que se cumpla el mandato constitucional de acofensionalidad.

    Cuando esto ocurra con Podemos, yo me ofrezco a realizar desobediencia pacífica en las sedes de Podemos, mientras tanto, las comparaciones sólo evidencian unos niveles asquerisísimos de reacción.

  5. 17 Febrero, 2016 at 23:28

    Estimado desconocido. A día de hoy en España nadie se ha presentado en una mezquita amenazando con quemarla, de haber sido así, le habría caído un año de cárcel.
    Y su comentario podría haber sido digno de debate, pero cuando se mete el adjetivo ” asquerosísimo”, se acaba el debate. El que insulta no debate. Simplemente insulta.
    Por otra parte, el aborto en España sigue siendo libre, que yo sepa. Incluso, teóricamente, gratuito si se cumplen tres supuestos. En realidad no lo es. Como usted quizá no sabe porque es un hombre, abortar en España es tan fácil como ir a la clínica DATOR. La actual Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo que ahora se debate fue aprobada por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

    Básicamente, esta norma establecía un sistema de plazos similar al vigente en la mayoría de los países de Europa

    ¿Qué novedades introdujo la ley?

    Esta ley, impulsada por la ministra Bibiana Aído, permite a la mujer interrumpir interrumpir el embarazo libremente en las 14 primeras semanas.. En cuanto a la igualdad de genero, no creo que Podemos haya hecho más que otros partidos. Referente al mandato de aconfesionalidad, vuelvo a repetir lo dicho en el artículo. Si no querían una capilla en la Universidad, podrían haber recogido firmas. No lo hicieron . NO hubo recogida de firmas.
    Si consideramos normales que unas personas se presenten en medio de un acto relogioso gritando consignas, lo siguiente será considerar normal que otras personas se presenten en un acto LGTB gritando consignas. Yo pido respeto, y como quiero respeto, empiezo por darlo. Lo que no puede ser es que haya un doble rasero. A usted le parece que como usted tiene razón, está justidicado interrumpir con consignas violentas un acto religioso. POtros creerán que ellos tienen razón y pueden interrumpir un acto civil.
    A mí la Iglesia Católica, en principio, no me cuenta en su seno, dado que vivo en pecado. Como yo exijo que ellos no entren en mi vida, yo no entro en la suya. Yo intento tratarles con respeto para pedir ese mismo respeto a mi vida privada. Pêro si nos cargamos esa norma, los ultra católicos se consideraran legitimados para hacer lo propio. A mí me parece que entonces se crea el “ojo por ojo” y aquí no hay quien se aclare. Les guste a usted o no, vive usted en un país con mayoría católica y tiene que convivir con esa mayoría. Imponer sus ideas se llamaría dictadura .

  6. Satur
    18 Febrero, 2016 at 06:24

    Respetada Lucía,

    Claro que el aborto es (más o menos) libre. Lo sé, a pesar que reconoce desconocerme al tiempo que prejuzga mi sexo, lo haya acertado o no, que creo es irrelevante, lo cierto es que soy consciente de la legalidad sobre el aborto en España. También soy consciente de que ha sido a pesar de qué instituciones, y que a día de hoy siguen presionando en su contra, y consiguiendo con éxito que a pesar de la legalidad, esté lejos de la normalidad social como se reconoce, por ejemplo, cuando se nombra una clínica en concreto en lugar de recomendar el hospital público más cercano que es lo normal. Y observe que la preocupación católica en este caso no es defender el derecho a decidir de las suyas, que ya lo tienen, que nadie es obligada a abortar, sino que continuamente, durante siglos y aún hoy, pretenden invadir violentamente el derecho a decidir de las demás.

    El adejtivo asqueroso en su grado superlativo iba referido a la reacción que en mí provocan lo que entiendo son comparaciones absolutamente injustas por su simpleza y descontextualización, en ningún caso a niguna persona, por tanto, ni entiendo que sea insulto ni era mi intención insultar. Con todo, mis disculpas si se ha sentido ofendida. Yo no practico el “ojo por ojo”, y aunque sus comparaciones sí que me resultan ofensivas, no era mi intención devolverle la moneda.

    Estamos en el mismo caso ya cambie Podemos por LGTB: el día que un colectivo LGTB quiera invadir violentamente el derecho a decidir de los demás, el día que expolie patrimonio histórico público para su uso partidista, que pretenda monopolizar la educación concertada estando probadas jurídicamente sus constantes violaciones de menores con la connivencia de sus cuadros directivos… Ese día será buen día para irrumpir en sus actos con consignas. Pero antes de ese día, las comparaciones serán más ofensivas que cualquier adjetivo en ningún grado.

    A mí lo que no me gusta, ni al principio ni al final, es que me contabilicen como católico por el hecho de que me bautizaran sin preguntarme, y que apostar sea uno de los ejercicios burocráticos de mayor complejidad y tiempo. Me gusta aún menos que le sigan otorgando una representatividad descaradamente inflada. No me gusta nada que un concordato firmado por un ministro franquista se siga pasando por el forro la aconfesionalidad del Estado reconocida por la Constitución. Y como durante décadas, este problema de discriminación constante a los no católicos, lejos de resolverse, anda en involución: vuelta de la religión (católica y sólo católica y desde una perspectiva catequista, ni histórica ni crítica) a los programas de educación obligatoria, aumentos de denuncias contra “sentimientos religiosos” que pretenden imponerse al derecho de expresión y manifestación, etc, pues se dan todos los ingredientes para que se produzca aquello que se llama “desobediencia civil”, y que muy lejos del “ojo por ojo”, interpreto como la materialización más suave del denominado “derecho de rebelión”, ese que es considerado “recurso supremo contra la tiranía y la opresión” en el preámbulo de la DUDH.

    Y no se trata de lo que me parezca a mí, porque para que sea desobediencia civil, y lo de Maestre es un claro ejemplo, han de darse varias condiciones, entre ellas que sea un acto colectivo por el interés colectivo, y que sinembargo, las participantes asuman responsabilidades individuales, es decir, es un acto de generosidad y solidaridad de unos pocos hacia un colectivo mucho mayor que tiene fundadas razones, con la CE en la mano, para sentirse ofendido y discriminado por los que pretenden estigmatizarnos con su concepto medieval de pecado, y sin que las instituciones den la respuesta adecuada. Gracias al acto valiente del colectivo de Maestre, por ejemplo, usted hace público un comentario y un desconocido/a le contesta. Y como esta conversación surgen muchas, y se visibilizan problemas que no tienen el tratamiento adecuado en las instituciones. Para conseguir esto, en ocasiones, algunas tienen que asumir responsabilidades y enfrentar al aparato represor del Estado. Que menos que entender que una cosa es asumir una falta por interrumpir un acto, y otra cosa es interpretar delitos de amenazas, o defender la aplicación “contra los sentimientos religiosos” que en sí mismo es una anomalía del Estado de derecho, en tanto que otros sentimientos igualmente legítimos no están tipificados específicamente y en suma de otros posibles.

    Puestos a hacer comparaciones odiosas, podríamos decir que ojalá se hubiera conseguido abolir la esclavitud recogiendo firmas, o liberar los territorios ocupados por la nazis con el mismo método. Yo prefiero contextualizar, y en el día de hoy y en el ámbito de nuestro país, no entendería ningún llamamiento a la guerra ni a ningún acto donde la integridad de ninguna persona corra el mínimo riesgo. Pero si lo que se quiere llamar violencia empieza y acaba en un estribillo rimado, y esto sirve para visibilizar problemas, bendita sea.

    Por último, dado que soy un desconocido prejuzgado en su sexo, no tiene ningún valor que le diga que jamás he apoyado ni me he sentido identificado con ninguna dictadura, y mucho menos pretendo el pensamiento único, que me crea o no será sólo cuestión de su intuición, pero al menos recuerde la cantidad de ellas que apoyó y apoya la iglesia.

    Dicho esto, agradezco su tiempo y el que haya permitido la publicación de mi respuesta en su blog e incluso se haya molestado en constestar. Prometo no invadir más su tiempo ni su espacio.

    Salud.

  7. 18 Febrero, 2016 at 08:12

    Estimado Satur: Si el colectivo que invadió la capilla hubiese presentado previamente una carta al rector avalada al menos por el 60% de los estudiantes de esa Facultad, si el Rector no les hubiera siquiera respondido, si no hubiera quedado otra opción… ¿ estaría justificado un acto de desobediencia civil? No lo sé. Pero el caso es que ni siquiera habían hecho un acto de recogida de firmas. En casi todas las facultades de Madrid las capillas han ido desapareciendo Si para ellas era tan importante que desapareciera, tenían muchas vías para reclamarlo. Pero ni siquiera las intentaron. Recurrieron a la intimidación y al acoso de buenas a primeras

    Tenga usted en cuenta que para un católico que se interrumpa una misa es algo muy, muy ofensivo. Y si bien a usted o a mí e lpecho desnudo nos parece de lo más normal, para un católico, en el contexto de una misa, es algo tremendamente ofensivo enseñarlo. Si usted me justifica que es normal que intimiden a los católicos porque se considera que son los responsables de todos los males de España, entonces me podría justificar que un grupo ultra católico se presentara en una asamblea feminista arguyendo lo mismo que ellas han esgrimido. Que no se debe ceder espacio público para que se reúnan grupos privados ( les recuerdo que la Facultad de Políticas ha cedido espacios a Contrapoder para organizar sus asambleas) y que esos grupos atentan contra lo que ellos consideran que está bien. Si cada uno cree que como lo suyo es lo que mola eso le da derecho a usar la intimidación estamos entonces justificando que se asalte una sinagoga porque en nombre del sionismo se está oprimiendo al pueblo palestino, que se asalte una mezquita porque muchas teocracias niegan los derechos de las mujeres en nombre del Islam, y en contrapartida que se interrumpa una asamblea feminista a gritos porque desde el sector más radical de la Iglesia católica consideran que el feminismo radical es peligroso . La cuestión es que si tenemos que convivir – y no nos queda otra,- deberíamos presentar nuestras quejas por vías pacíficas.

    Verá usted: Usted me justifica que alguien interrumpa un acto religioso y ofenda gravemente a los que allí se han reunido porque es alguien cree que le asiste la razón. Entonces, justificaríamos que en revancha un grupo ultra se presentara en una asamblea feminista enseñando la chorra porque ellos pensarán que les asiste la razón. El tema de fondo es que nadie tiene derecho a intimidar a nadie solo porque crea que a razón está de su lado y que las creencias de los demás no merecen respeto. Y además, eso mismo lo ha reconocido la misma Rita Mestre cuando le ha pedido perdón al Obispo. El hecho de que haya negado que se desnudara de cintura para arriba y hubiera cantado, existiendo un vídeo que prueba todo lo contrario, ya da fe de que se avergüenza de lo que ha hecho y que sabe de sobra que hizo una barbaridad. A mí, sinceramente, me da miedo tener una concejala que con 25 años no entendía algo tan simple como que las para legitimar una protesta se debe echar mano de todos los recursos legales. Y que los los actos de desobediencia civil buscan no la afirmación de un principio en la esfera privada, sino una llamada de atención a la opinión pública sobre el hecho de que una ley o política sancionadas por las autoridades están conculcando un principio de índole moral. Que hubiera una capilla en la facultad conculcaba un principio según ellas.

    Pero la capilla no había sido impuesta. De hecho, la Complutense ya está desmantelando capillas. La de Geografía e Historia ya se cerró. La Complutense quiere darle la vuelta al acuerdo que cerraron hace casi 20 años el entonces rector Gustavo Villapalos y el arzobispo titular de aquella época, Ángel Suquía. Su intención es cerrar las capillas o convertirlas en salas ecuménicas abiertas a otros cultos. Se llevan cerrando capillas desde el 2013. La Universidad Complutense no paga al capellán. . Tampoco se paga la partida para gastos de equipamiento, que asume el Arzobispado.

    El actual rector José Carrill se ha mostrado siempre partidario de discutir si las capillas son necesarias en el ámbito público de forma que sin duda hubiera recibido a un grupo representativo de estudiantes. LO que a mí me parece muy fuerte es que un grupo de 20 mujeres decida por su cuenta y riesgo que a ellas les asiste toda la razón y que están apoyadas por todos los estudiantes. Casualmente, los estudiantes de Políticas no han firmado una carta apoyando a este grupo . Las firmas del manifiesto de apoyo a Rita Mestre llegan por parte de los Círculos de Podemos, no de los estudiantes de la Facultad, que serían los que deberían opinar. Ellas no respresentaban la posición del grueso de los estudiantes

    Intentar imponer a la mayoría la decisión y las opiniones de una minoría es simple y llanamente antidemocrático. Y para mí apoyar que se asuste a unas personas implicaría que si luego otras personas decidieran hacer lo mismo deberíamos apoyarlas también. Soy feminista y no hace falta que enseñe un carnet. Le saco 22 años a Rita Mestre y llevo en esto muchos más años que ella. Y no creo, ni creeré nunca, que el acoso y la intimidación sean la manera de avanzar, porque entonces etaremos justificando el acoso y la intimidación en cualquier caso.

    La historia nos enseña demasiados casos en los que se aplica la lógica del vampiro: el que ha sido mordido muerde a su ves ( veáse el caso del Estado de Israel). Si contra la violencia heterpoatriarcal lo único que se nos ocurre es devolver violencia, no solo no hemos aprendido nada, sino que no llegaremos nunca a nada

Comments are closed.